viernes, marzo 1, 2024

El regreso de un Japón armado: cómo el país nipón ha desecho siete décadas de desmiltarización

El Jieitai vuelve a ser una de las fuerzas armadas más respetadas del mundo. El artículo 9 de la Constitución de Japón que impide actos bélicos por parte del Estado hace bastantes años que ha quedado eclipsado. Sigue ahí, pero la estrategia de Japón hacia su ejército ha cambiado radicalmente respecto al siglo pasado. El recién presentado presupuesto de Defensa es la confirmación de este nuevo papel.

Japón redobla su apuesta militar. Las cifras de Japón en inversión militar son propias de la potencia que son. La nueva estrategia de cinco años, hasta 2027, pasa por invertir el doble en tecnología militar que lo que llevaban haciendo hasta ahora.

Japón pasará de no llegar al 1% de su PIB, algo que mantienen desde los años 60, a invertir un 2% de su PIB. Hablamos de la intención de invertir unos 43 billones de yenes en cinco años, a razón de unos 10 billones de yenes por año.

Trasladado a euros hablamos de unos 271.000 millones de euros hasta 2027, a razón de unos 63.000 millones de euros al año. Si bien, para 2024 el presupuesto se ha quedado en unos 7,7 billones de yenes anuales, unos 48.500 millones de euros.

Buscando ser la tercera potencia militar a nivel mundial. Para hacernos una idea, estas cifras colocan a Japón cerca de ser el tercer país que más invierte en su ejército, únicamente superado por Estados Unidos y China, y a la altura de países como Alemania, Rusia o la India.

Estados Unidos es con diferencia el país que más invierte, con unos 711.000 millones de euros anuales. En segunda posición se encuentra China, con unos 207.000 millones de euros al año para este 2023. El doble de lo que invertían hace una década.

Para 2024, Alemania ha incrementado su presupuesto siguiendo las peticiones de la OTAN y alcanzará los 51.800 millones de euros. Esto es, similar a lo que Japón tiene previsto y por debajo de los 63.000 millones de euros anuales que quiere alcanzar el país nipón en los próximos años.

Si nos fijamos en Rusia, su presupuesto para 2023 era de unos 49.000 millones de euros. Sin embargo, la Guerra de Ucrania ha disparado su gasto militar y ha hecho ampliar las cifras en un 40%. Para este 2023, Rusia planea gastar unos 77.000 millones de euros. Adelantando a Japón también está la India, con unos 66.000 millones de euros de gasto militar anual para este año.

Japón ampliará su flota y sus misiles de largo alcance. Según ha aprobado el gobierno japonés esta semana, el presupuesto para el año que viene se ha incrementado un 12% para incluir dos nuevos buques de guerra con radares avanzados y la inversión en nuevos misiles de largo alcance. Siguiendo su Constitución, estos misiles no están planeados para atacar, sino como medida de contraofensiva.

Aunque el presupuesto se ha aprobado para el año que viene, Japón no contará con sus dos nuevos buques hasta al menos 2027-2028. Cada uno de estos barcos dispondrá de capacidad para unos 240 tripulantes, radares SPY-7 y misiles Tomahawks.

Mirando hacia Taiwán. Parte del nuevo presupuesto, unos 755.000 millones de yenes (unos 4.750 millones de euros) irán destinados para la capacidad de enfrentamiento de objetivos distantes. Esto es, misiles para defender las islas del suroeste de Japón. En concreto, unos 503 millones de euros irán destinados a la producción de misiles guiados hipersónicos.

El peligro que anticipan desde Japón es la zona del Mar de China Oriental, cerca de Taiwán. Se trata de una zona estratégica en su relación con China.

Y Fuerzas Aéreas junto a Europa. Para aviación, el presupuesto de Defensa de Japón para 2024 anticipa unos 726.000 millones de yenes (unos 4.600 millones de euros) para el desarrollo del programa de cazas de combate. Para ello, Japón colaborará junto a Italia y Reino Unido. Una nueva generación de aviones de combate que quiere estar listo para 2035.

Multiplicando por tres su Agencia de Ciberseguridad. Los recientes problemas en ciberseguridad han comprobado que Japón necesita impulsar este sector de manera significativa. El nuevo presupuesto calcula que se aumentará el personal para las unidades de ciberseguridad de los 890 actuales a unos 2.410 agentes.

Imagen | Mate Todd Cichonowicz

En Xataka | El plan de los cien millones de muertos: así pretendía resistir Japón en la Segunda Guerra Mundial

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img