sábado, mayo 18, 2024

La Marina de Estados Unidos ya sabe cómo engañar a los radares enemigos: drones que crean flotas fantasma

En combate, la potencia de fuego es crucial, pero también es fundamental contar con un buen blindaje y contramedidas para defenderte de los ataques enemigos. Es por eso que se han ido desarrollando a lo largo de la historia elementos tanto pasivos (como puede ser un señuelo) como activas (las contramedidas de los aviones) que actúen como escudos en una refriega. Estados Unidos quiere ir un paso más allá en la guerra electrónica con un sistema que engañe por completo a los radares enemigos.

Concretamente, dicen que si tuvieran más dinero acelerarían el desarrollo de un dron que simule ser un buque de guerra.

Los señuelos de la Armada. Cuando pensamos en contramedidas militares, por el cine y los videojuegos la mente se va directamente a las bengalas de los aviones. Hemos visto estos elementos en películas como ‘Top Gun‘ o videojuegos como ‘Ace Combat‘ y consiste en una serie de bengalas que se lanzan para despistar los sistemas de navegación de un misil enemigo. Hay otros señuelos y los barcos, por ejemplo, cuentan con sistemas como Nulka.

Se trata de un sistema de defensa que está presente en más de 150 buques de guerra de Australia, Estados Unidos y Canadá y son como unas balizas totalmente autónomas después de lanzarse que “seducen” (dicho por sus responsables, BAE Systems Australia) a los misiles enemigos para desviar su trayectoria y proteger el barco. La baliza Nulka genera una señal electrónica que imita la del barco, se va alejando de este y confunde al misil enemigo.

La lista de los Reyes Magos. Estados Unidos quiere ir un paso más lejos y, para desarrollar nuevos sistemas, se necesita financiación. Es por eso que cada año se envían al Congreso una lista con el presupuesto que necesitan para el siguiente periodo fiscal, pero aparte tienen otra lista conocida como ‘Lista de Prioridades no Financiadas’, o UPL. Las diferentes ramas del ejército tienen obligación de enviar cada año esta UPL al Congreso, y básicamente es una lista con los deseos para, en caso de que se pueda, que el país destine más fondos a esa rama.

Como podemos ver en The War Zone, ya se ha enviado esta lista de deseos por parte de la Marina. Se trata de 13 proyectos cuyo desarrollo avanzaría si obtienen otros 2.244 millones de dólares adicionales. Entre los diferentes proyectos, podemos ver que están interesados en acelerar el desarrollo de su programa ‘Long Endurance Electronic Decoy’, o LEED. Concretamente, piden 110 millones para este programa, algo que contrasta con los 38 millones del año fiscal 2024.

NEMESIS. El objetivo de este programa es poder crear un sistema que, mediante un dron o un enjambre de ellos, se genere la ilusión de que hay un buque o una flota ante los sistemas enemigos. Esto es un engaño en toda regla, ya que podría usarse para maniobras de distracción como hacer creer a los enemigos que hay buques en ciertas zonas cuando, realmente, sólo hay drones.

Es algo en lo que la Marina estadounidense ha estado trabajando durante años y que ha sido bautizado como ‘Netted Emulation of Multi-Element Signature’, o NEMESIS. Se descubrió en 2019 y no se trataba de algo que quedaba en un proyecto sobre el papel, sino en un desarrollo completo para simular flotas fantasma tanto de aviones como de submarinos y buques de guerra. Los drones dejarían una firma falsa en los sensores enemigos que las unidades ‘reales’ podrían aprovechar en un ataque.

Avanzando en la guerra electrónica. NEMESIS, o el sistema LEED, sería parecido a Nulka, pero con una mayor autonomía y capacidades de maniobra que permitan operaciones más lejos de la zona de lanzamiento y durante más tiempo. Los dos sistemas tienen puntos en común y se busca engañar a los radares enemigos, pero mientras uno es un sistema de contramedidas, el otro puede utilizarse para engañar durante operaciones de combate para crear objetivos falsos que alejen las fuerzas enemigas.

Al final, es otra forma de guerra electrónica. En ella, se utilizan sistemas que niegan el acceso enemigo al espacio electromagnético, cortando señales o impidiendo que se usen tecnologías, pero también confundiendo los sistemas enemigos y, junto a la guerra cibernética, es una de las señas de identidad de los combates actuales. Por eso muchas veces se refieren a este tipo de conflictos como “guerra silenciosa” y, en ocasiones, hasta afectan a sistemas civiles.

Nueva carrera por la militarización. Al final, esta lista de deseos de los ejércitos de Estados Unidos es un nuevo ejemplo de que las principales potencias están invirtiendo miles de millones en su militarización. Casos como el de Estados Unidos (con una enorme potencia militar y mucha industria alrededor) no sorprenden. Tampoco el de una China que también está invirtiendo en tecnología, ejército, helicópteros pesados o portaaviones, pero no deja de ser algo global donde destacan casos como el de Japón y su nueva estrategia de rearme.

Imagen | Stuart Rankin y BAE Systems

En Xataka | El Ejército de EEUU pronostica que en 2050 desplegarán los primeros soldados cyborgs con súper vista, mejor musculatura y telepatía

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img