miércoles, julio 24, 2024

Un rayo verde iluminó Venus en el cielo nocturno. No es un fenómeno desconocido, pero sí muy difícil de ver

Venus no solo es el objeto más brillante del cielo nocturno. También es capaz de ofrecernos un espectáculo de luces de colores, si se dan las condiciones adecuadas.

Hace unos días, el fotógrafo sueco Peter Rosén madrugó para hacer unas fotos de la Luna mientras salía por el horizonte. Venus brillaba aún en el cielo de Estocolmo, así que Rosen apuntó con su cámara al planeta vecino y, sin buscarlo, capturó un inusual fenómeno celeste. ¿O deberíamos decir un ‘fenómeno verde’?

El famoso rayo verde del Sol

El rayo verde es un fenómeno óptico que normalmente se asocia al Sol. Julio Verne escribió una novela inspirada en él y el Sr. Chinarro le dedicó una canción: “Un fenómeno celeste / no es tan espectacular / sale justo un rayo verde / en el horizonte, que hoy también / hoy también se ha vuelto a nublar”.

Ocurre justo antes del amanecer o justo después del atardecer, cuando el Sol se aproxima al horizonte. Bajo ciertas condiciones atmosféricas, podemos ver un destello de luz verde en rayando el paisaje.

El rayo verde del Sol El rayo verde del Sol. Imagen: Brocken Inaglory CC BY-SA 3.0

El rayo verde se debe a la refracción de la luz en la atmósfera.La atmósfera de la Tierra actúa como un prisma y divide la luz blanca en colores rojos, verdes, amarillos, naranjas y azules. La luz verde se refracta más que otros colores del espectro visible, pero es más débil, así que normalmente no se llega a ver.

Sin embargo, en condiciones ideales, con un aire limpio y un horizonte llano y despejado, como el mar, los últimos rayos del Sol quedan muy refractados por la baja atmósfera y el rayo verde puede volverse visible durante unos segundos.

Un arcoíris efímero alrededor de Venus

El destello verde de Venus es similar a este fenómeno, pero mucho menos frecuente. El rayo verde de Venus solo es visible en noches claras y con un fuerte gradiente de temperatura en el aire, como el frío y el calor extremos, que magnifican un color sobre otro.

La madrugada del 8 de enero, cuando Peter Rosén estaba haciendo fotos, apareció un destello verde en Venus a medida que el planeta se acercaba al horizonte. Era una noche muy fría. Si la atmósfera hubiera estado completamente limpia y libre de contaminación, el destello habría sido azul. Pero como el aire contenía algunos contaminantes, el segundo color que se reflejó fue el verde.

Se han observado rayos verdes en Venus con anterioridad. El fotógrafo Colin Legg capturó una imagen en 2017. Paolo Palma hizo otra desde Roma en 2018. Pero el vídeo reciente de Rosén podría ser el mejor hasta ahora, según Spaceweather.com.

La razón es que el verde no fue el único color que iluminó Venus. Aunque los tonos verdes tuvieron su momento estelar, los cristales de hielo ayudaron a refractar la luz solar en la atmósfera y Venus ofreció un pequeño arcoíris de colores bailando a su alrededor. El cielo nocturno siempre tiene algunos trucos bajo la manga.

Imagen | Peter Rosén (Spaceweather.com)

En Xataka | Un rayo violeta atravesó el cielo nocturno de Europa. No fue una aurora boreal

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img