martes, marzo 5, 2024

Luis Alberto Quevedo: “la UCR no se animó a tener una estrategia por fuera de la del PRO”

El sociólogo e investigador, especialista en medios de comunicación, desmenuza las estrategias de cada uno de los precandidatos presidenciales de ambas coaliciones, los probables escenarios que dejarán las PASO del 13 de agosto y el gran interrogante, el libertario Javier Milei.

Hagamos una revisión de lo que han sido las tendencias que siguieron hasta ahora. La primera es el gran ausentismo que se viene marcando a lo largo de los años, no solamente esta última elección. ¿Se va a revertir cuando sea la elección a presidente en las PASO o primera vuelta?
En las PASO, el ausentismo es un tema de campaña. De hecho, lo que está anunciando Unión por la Patria en la provincia de Buenos Aires es que están trabajando territorialmente con una primera consigna que es pedirles a los ciudadanos y ciudadanas que vayan a votar. Cuando esta es la estrategia explícita, quiere decir que hay un temor de que se repita algo que ya se dio en otras provincias, que es la abstención del ciudadano o ciudadana de ir a las urnas. Esto me parece que es un síntoma de esta época; Argentina tiene una larga tradición de presentismo en las urnas, más allá de que el voto es obligatorio, pero todos sabemos que es un voto que se hace voluntariamente, ya que no hay sanción para esa obligatoriedad. El fenómeno de los últimos tiempos es la retracción de los ciudadanos respecto del voto. Esta es una conducta que refleja el vínculo que establece el ciudadano con el sistema político en su conjunto, no con un partido en particular. Tiene una cierta desilusión de que su voto tenga alguna incidencia en su vida. Entonces, no va a las urnas. 

El panperonismo está militando no solamente en la provincia de Buenos Aires, sino en todo el país, en llevar a la gente a votar y hacen el cálculo que en 2021 los votos que perdieron no fueron a Juntos por el Cambio, sino a los que no fueron a votar. Pero en las últimas elecciones de Córdoba fue al revés, el candidato de Juntos por el Cambio decía que lo afectó la gente no fue a votar. ¿Hay alguna base científica para decir que afecta más a uno que otro?
Pese a que mencioné que en la provincia de Buenos Aires el peronismo sale a buscar este voto, no diría para nada que el ausentismo solo perjudica a una fuerza política. En Córdoba eso fue claro. Creo que la expectativa general es que en las PASO haya menos caudal de votos. El mismo clima político que se arme en la elección de octubre va a llevar a la ciudadanía a votar un poco más que en las PASO, esta es mi idea. Les doy tanta importancia en una campaña electoral a las que son las propuestas, las formas en las cuales el ciudadano escucha a los políticos y participa o no participa, como a la creación de climas. Me parece que el clima de octubre va a ser un clima político muy distinto que el actual. 

Otra tendencia que se plantea es el crecimiento de triunfos de Juntos por el Cambio en la gobernaciones de distintas provincias, que permite al partido presumir un Senado en el que por primera vez, después de 40 años de democracia, no sea mayoría el panperonismo. ¿Es trasladable algo de las elecciones de las provincias a lo nacional o son elecciones independientes? 
Lo primero que habría que reconocer es que la realidad en cada provincia, incluso el resultado que se dio en cada provincia responde a una lógica local. Eso hay que entenderlo para entender que no es trasladable, no es fácilmente trasladable al menos, lo que ocurre en las provincias con lo que va a ocurrir el nacional. Voy a poner el ejemplo más fuerte que se puede decir, Javier Milei en todas las elecciones, en todas las provincias, tuvo un muy mal desempeño electoral, sus candidatos, en algunas incluso no tuvo candidato. En cambio, se está especulando que Javier Vidal es una tercera fuerza a nivel nacional y que puede alcanzar, yo creo que no, pero puede alcanzar el 20% de los votos del padrón nacional. Eso significa en un padrón de 39 millones de votantes posibles, implica que él puede llegar a tener 6 millones de votos u 8 millones de votos. Me parecen cifras muy fuertes de un candidato que no tiene representación provincial. Así que ahí hay un desacople entre provincia y voto nacional. El otro desacople es que me parece que hay una lógica provincial en cada una de las elecciones, que incluso vuelven difícil la interpretación de qué pasó allí pensándolo a nivel nacional. Hay dos o tres datos que sí subrayaría. El peronismo ha perdido provincias que esperaba no perder, como por ejemplo el caso de San Juan o el caso de San Luis, también.  

En Chubut tenía muchas expectativas de ganar.
Hay dudas con respecto a Chaco, creo que hay dudas con respecto a Santa Cruz. O sea, todo esto está en juego y hace que el panorama político sea más cambiante de lo que se esperaba. 

Si bien es cierto que cada una de las realidades provinciales son particulares y depende mucho del candidato, cuando tantas provincias que eran peronistas pasan a Juntos por el Cambio, algo indica. Por lo menos, una maduración territorial de Juntos por el Cambio. Como si hubiera logrado llegar a una mayoría de edad territorial dejando de ser un partido de AMBA y un puñado de gobernaciones, como era originalmente. 
Sí, es una organización madura que ha hecho renacer, me parece, o ha hecho en los últimos tiempos, en estos dos años después de 2021, ha hecho renacer con más fuerza la Unión Cívica Radical. Quiero decir, no ha sido una expansión del PRO a nivel nacional. El PRO sigue siendo un partido local de la Ciudad de Buenos Aires, por eso creo que hay tanta preocupación en Mauricio Macri, en Jorge Macri, en el macrismo en general, de no perder este territorio de la Ciudad de Buenos Aires, porque es el auténtico territorio donde nació el PRO, pero desde donde se proyecta como una fuerza. Entonces, creo que lo que sí hay es un renacimiento de votos radicales en muchas provincias. 

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil.

 

por Periodismo Puro

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img