martes, junio 25, 2024

“Estamos encantados de seguir aquí y no tenemos planes de marcharnos”: Altman despeja dudas sobre el futuro de OpenAI en Europa

Giro de timón. O de tono y rotundidad, al menos. Solo unos días después de deslizar que OpenAI podría abandonar la Unión Europa por el celo regulador de Bruselas con la inteligencia artificial (IA), el CEO de la compañía, Sam Altman, ha vuelto a salir a la palestra para abordar el tema. Esta vez, eso sí, con un propósito distinto: despejar dudas sobre su continuidad en el viejo continente.

“¡Semana muy productiva de conversaciones en Europa sobre cómo regular mejor la IA! Estamos emocionados de continuar operando aquí y, por supuesto, no tenemos planes de irnos”, señalaba ayer desde su cuenta de Twitter el propio Altman, quien ha protagonizado una gira europea que le ha llevado a entrevistarse con dirigentes de Francia, España, Polonia, Alemania y Reino Unido.

El comentario se habría quedado en eso, una simple reflexión sin mayor trascendencia, si no fuera porque solo unos días antes el CEO de OpenAI se había expresado de forma pública en un tono bien distinto. Tanto, que deslizaba que los esfuerzos de Bruselas por regular la IA podrían obligar a la compañía a retirar sus servicios de la UE, lo que afectaría a ChatGPT, DALL-E 2 o Whisper.

“Si no podemos, dejaremos de operar”

Así lo recogía hace solo unos días Financial Times, que asegura que durante una charla con periodistas Altam reconoció ver con “muchas dudas” la nueva ley sobre IA en la que trabaja la UE —la bautizada como AI ACT— y la decisión de Bruselas de que el reglamento incluya a las nuevas tecnologías de IA de propósito general, como GPT-4. “Los detalles realmente importante”, recaló el CEO de OpenAI: “Intentaremos cumplir, pero si no podemos hacerlo dejaremos de operar“.

Tras años de trabajo, la normativa recibió un impulso clave hace unos días, al lograr un respaldo mayoritario de las comisiones de Libertades Civiles y Mercado Interior, y deberá pasar ahora por el pleno de la Eurocámara antes de seguir con su tramitación y las negociaciones con el Consejo y la Comisión comunitarias. Thierry Breton, figura clave en el desarrollo de la normativa, ya ha mostrado su esperanza de que la ley esté lista a corto plazo, apuntando a más tardar a 2025.

La normativa regula cuestiones clave, como el uso de fuentes protegidas por derechos de autor para el entrenamiento de los modelos de IA o incluso —señala Financial Times— que las empresas encargadas de su desarrollo, como OpenAI o Google, asuman parte de la responsabilidad del uso que se haga de sus sistemas.

El tuit de Altman llega en un escenario muy concreto, marcado tanto por los avances de la IA Act y el episodio vivido hace solo unas semanas con el regulador italiano (el GPDP), como por las reacciones a sus primeros comentarios sobre el futuro de ChatGPT en la Unión Europaa. Su amenaza de que la compañía podría abandonar la UE si se “sobrerregulaba” la tecnología no gustó en Bruselas.

“Estamos encantados de invitar al Sr. Altman al Parlamento para que pueda expresar sus preocupaciones y escuchar las opiniones de los legisladores europeos sobre estos temas”, explicó a Reuters Dragos Tudorache, miembro del Parlamento Europeo. Poco antes el CEO de OpenAI había advertido que el borrador de la IA Act marcaba una “regulación excesiva” y deslizaba: “Hemos escuchado que se retirará”. La eurodiputada Kim van Sparrentak fue más allá y recalcó que ni ella ni sus colegas “deberían dejarse chantajear por las empresas estadounidenses”.

“Planeamos cumplir, realmente nos gusta Europa y queremos ofrecer nuestros servicios en Europa, pero solo queremos asegurarnos de que somos técnicamente capaces de hacerlo”, garantiza ahora el responsable de OpenAI.

Imagen de portada:

En Xataka: JPMorgan está creando su propio ChatGPT: uno que te dará recomendaciones de inversión

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img