jueves, junio 13, 2024

España se está convirtiendo en un mercado de coche eléctricos de segunda fila. NIO es el mejor ejemplo

El precio del coche eléctrico es el elefante en la habitación cuando se trata el tema. Autonomía, enchufes, paradas obligatorias en el camino… en el fondo, todo gira entorno al precio y las prestaciones reales que el coche va a dar. Por ese motivo, China mira con buenos ojos a Europa. Por ese motivo, los fabricante europeos hace tiempo que lanzan mensajes de aviso.

Un coche eléctrico barato. Un coche eléctrico para dominar el mercado. Eso es lo que busca cualquier fabricante y lo que, aseguran, que cada día está más complicado encontrar. Volkswagen ya avisó que no cuenta con un coche de 20.000 euros para el futuro y está pensando en reposicionar al Golf para hacer más atractivo el sobreprecio que habrá que pagar en ese segmento.

Desde Renault han lanzado el mismo mensaje: tener un coche eléctrico barato empieza a verse como una auténtica quimera. Al menos si se quiere que el coche sea rentable por sí mismo. De momento, Ford ha bajado el precio de su Mustang Mach-E pero hace tiempo reconoció que perdía dinero con él. Mercedes lo ha conseguido con el EQE encareciendolo (y mucho) frente a la versión de combustión.

Yo te lo doy. En este contexto, la entrada de China en el mercado del coche eléctrico puede romper el mercado. En nuestro país, el MG4 Electric ya se oferta a un precio muy inferior al de sus rivales y en Francia está consiguiendo muy buenos resultados.

No es casualidad que NIO ya apueste por nuevas submarcas por debajo de los lujosos vehículos actuales. Una de ellas se la conoce con el nombre en clave de ALPS y se posicionará como una firma generalista para vender coches eléctricos de forma masiva. Por debajo, como firma de acceso, otra división conocida como Firefly.

España, Italia y Francia. Son los países que NIO habría elegido para comenzar a comercializar sus coches eléctricos de menor coste. El pasado mes de octubre, su presidente y cofundador de NIO, Lihong Qin, ya afirmó que tiene sentido que sus firmas de gran volumen se lancen en estos países “debido a la diferente estructura de penetración del mercado”.

La estrategia es completamente opuesta al resto del lanzamiento europeo de los vehículos de NIO, coches eléctricos que se presentarán en un futuro como sus modelos más lujosos y para los que mercados como España no entran en sus planes. Alemania, los Países Bajos, Dinamarca y Suecia serán las puertas de entrada de la compañía a Europa.

Los datos. No es casualidad que NIO, de entrar en el mercado de estos tres países, apueste por la venta de vehículos más baratos y de gran volumen. Las listas de los automóviles más vendidos le dan la razón.

En Francia, con una cupta de mercado superior al 13%, los coches eléctricos más vendidos son los de menor tamaño: Peugeot e-308 y Dacia Spring ocuparon los dos primeros puestos de la lista. El Fiat 500e y los Renault Twingo y ZOE también se descubrieron entre los más vendidos. Y el MG4 Electric ha entrado con fuerza.

En Italia, la fotografía no es muy distinta. El Fiat 500e y el Smart ForTwo dominan una lista en la que también encontramos al Dacia Spring, al Renault Twingo o el Peugeot e-208. En España, los coches eléctricos de menor tamaño son menos habituales pero el Fiat 500e, el Kia e-Niro, el Dacia Spring, el Citroën ë-C4 o el Hyundai Kona eléctrico también se han colado entre los 10 más vendidos.

Un punto de inflexión. Detrás del movimiento de NIO para Europa hay muchas cosas en juego. En primer lugar para la propia marca, que está quemando muchísimos billetes a cambio de abrir un hueco en el mercado. Según Reuters, pierden más de 19.000 dólares con cada coche eléctrico vendido. Vender enormes volúmenes parece ser su única salida.

Pese a todo, la marca sigue avanzando nuevos detalles sobre su futuro. Desde baterías con autonomías de 1.000 kilómetros hasta la expansión de un sistema de cambio de batería que cuenta con el beneplático del Gobierno chino, que ve con buenos ojos los planes de NIO y Geely en este sentido. De hecho, Bloomberg calcula que en China habrá hasta 26.000 estaciones de este tipo en 2025.

Y también para Europa. Pero además de un punto de inflexión para la marca, el desembarco de las submarcas baratas de NIO (la primera, ALPS, en 2024) también confirma que el mercado que estos fabricantes asiáticos tienen por delante es enorme.

Las firmas europeas aseguran no poder vender vehículos eléctricos en un rango de precios de unos 20.000 euros. De nuevo, los datos de Reuters sobre la rentabilidad de Tesla en comparación al resto de firmas parecen corroborar estos hechos.

Para advertir de los riesgos, Carlos Tavares, CEO de Stellantis, se ha mostrado muy crítico con la llegada de estas empresas, asegurando que deberían superar aranceles mayores. La posición del país y sus marcas en la cadena de suministro es envidiable y desde Renault también están avisando que, con Euro VII, Europa se arriesga a desviar recursos al motor de combustión que deberían ir directamente al coche eléctrico.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img