lunes, julio 22, 2024

“Estamos a la altura de Stranger Things”: el diseñador de sonido de ‘La casa de papel’ nos cuenta cómo trabaja para Netflix

Es uno de los elementos que pasan más desapercibidos en ese puzle alquímico de ingredientes que son las películas y las series. El sonido es un hermano menor, desde luego menos llamativo pero sin duda tan importante en el conjunto final como la imagen, y como todo lo que brilla en pantalla, acarrea un complejísimo proceso de planificación, producción y, sobre todo, post-producción.

Hemos charlado con un auténtico experto en el tema, uno de los profesionales más relevantes del medio, y que ha participado como diseñador de sonido en series y películas de gran éxito. Se trata de José Ignacio Arrufat, responsable del sonido de series como ‘La casa de papel‘, ‘El internado – Las cumbres’ o ‘La valla‘. En cine, se ha encargado, entre otras, del sonido de películas de Santiago Segura como ‘A todo tren 2’ o ‘Vacaciones de verano’.

Es él el que nos cuenta que “es una herramienta más para narrar la historia”, pero que en ciertos casos cobra una importancia extraordinaria. “Según George Lucas, supone más del 50% de las películas, y hay géneros donde es especialmente importante, que no se entenderían sin el sonido, como sucede con las películas de acción o de guerra, y también en las de ciencia ficción o de terror”.

Una carrera en el sonido

Arrufat tuvo su primera oportunidad en el sector fue cuando llevó todo el sonido de una serie, aquella ‘Lost’ a la española producida por Atresmedia y titulada ‘El barco’. Nos cuenta que “era una serie de ciencia ficción, lo que se distanciaba de lo que se había hecho hasta el momento en España: tormentas gigantes, submarinos, lluvias de peces… todo esto había que contarlo con sonido y tuve que ponerme las pilas entre inspirarme en referencias y películas de los americanos y sortear los tiempos y presupuestos de series más sencillas, que eran mucho más reducidos”.

El siguiente salto también fue importante: “De ahí pasé a ‘Vis a vis‘, una serie que llegó en un momento en el que las series se parecían cada vez más al cine y esta llegaba con unas ideas y unas imágenes muy cinematográficas. Y el sonido tenía que estar a la altura“. Gracias al manejo del sonido, Arrufat consiguió que la cárcel donde se ambientaba la acción “fuera un personaje más”.

Img 20240613 Wa0013

El siguiente paso lo dio en ‘La casa de papel’, cuando Arrufat ya tenía una experiencia y un equipo formados. Según nos cuenta, “desde la primera temporada era una serie muy exigente y cinematográfica. También lo era en tiempos, había que tenerla lista con muy poco margen”. La naturaleza de la serie era peculiar, ya que empezó emitiéndose en Antena 3, pero luego pasó a Netflix, “que tenía sus propias exigencias, como el acabado en 5.1 para poder doblarlas a todo el mundo”.

De repente, con la llegada de Netflix, el público no era solo español, sino que llegaba a todo el mundo. Técnicamente, “nos ponían a la altura de ‘Stranger Things’, lo que supuso un reto”. Y no es la única vez que le ha pasado, ya que cuando llevaban varias temporadas con Netflix, “se dio el salto al Dolby Atmos, y además probaron conmigo un nuevo workflow para el doblaje internacional”. Esto último le llevó incluso a viajar a Hollywood para aprender acerca de estos nuevos procesos.

Cómo es trabajar con Netflix

Cuando le preguntamos por la forma de trabajar con Netflix, Arrufat nos dice que “al principio da miedo, porque es un gigante, pero ellos tienen una filosofía por la que te hacen pensar que tú eres el experto y quien lleva las riendas”. Eso hace, según nos cuenta, que el flujo de trabajo, opiniones y correcciones se produzca con fluidez, y eso redunda en beneficio de ambas partes.

Pero… ¿qué hacía exactamente Arrufat en ‘La casa de papel? “Mi rol allí era de supervisor de sonido. En la posproducción nos dividimos entre diálogos, efectos, foley [efectos de sonido], ambientes, y una persona para premezclar. Luego yo lo mezclaba en compañía del director o lo supervisaba. Yo solía estar encima de los diálogos y los doblajes, y era el nexo entre director y producción ejecutiva por un lado y sonido por otro”.

Qué cambios ha habido

En todos estos años de experiencia, Arrufat ha podido vivir muchos cambios en el sector, sobre todo desde el punto de vista tecnológico: “La herramienta que solemos utilizar (después de vivir el paso del analógico al digital, que yo llegué a vivir) es el Pro Tools, que ha evolucionado mucho. Al principio tenía unas herramientas algo más básicas, pero en los últimos años han nacido multitud de plugins que nos ayudan en las tareas del día a día: limpiar diálogos, mejorar la sonoridad… La gente nueva llega muy preparada en torno a todo ello. La otra gran mejora tecnológica de los últimos tiempos ha sido el paso del estéreo al Dolby Atmos, pasando por el 5.1″

Pero el cambio más notorio que se ha vivido en España va más allá de la tecnología, y se refiere a la “profesionalidad”. Sobre 2008 llegaron una serie de producciones, sobre todo en televisión, que exigían una mayor calidad en el sonido, como la mencionada ‘Vis a Vis’: “todos nos acoplamos a esos nuevos presupuestos, a los nuevos plazos que se exigían, y eso hizo que muchos estudios agudizáramos la creatividad para estar a la altura de otros países. Eso ha evolucionado hasta dar pie a numerosos estudios en España que dan la talla a nivel mundial”.

Nos preguntamos si ha habido cambios tangibles y prácticos, más allá de que los equipos donde los espectadores reproducimos series y películas sea de mayor calidad y, por tanto, más fiel a la visión que tienen los diseñadores de sonido en sus estudios. Arrufat nos cuenta que “en realidad no ha cambiado tanto la cosa en términos de calidad desde los tiempos del analógico: el sonido directo con los diálogos de los actores tiene la misma calidad desde hace muchos años, y los problemas también son equiparables: actores que no vocalizan bien, un ruido de fondo que está molestando… en lo que sí hemos ganado es en herramientas que nos dan la posibilidad de limpiar audios que antes habríamos tenido que rechazar por falta de calidad”.

Img 20240613 Wa0015

La sombra de la IA

Por supuesto, el tema que no hemos podido eludir ha sido el de las inteligencias artificiales y su impacto en el sector, un tema acerca del que el propio Arrufat reconoce que “estamos expectantes”. Nos cuenta que “ahora mismo no está demasiado implementada, pero sí notamos un avance en la parte de diálogos, ya que hay plugins para, por ejemplo, podcasts que suenan demasiado a móvil o grabados con un micrófono de ordenador, y que se transforman a un sonido mucho más profesional. En el sector notamos aún la diferencia, pero al consumidor medio le puede valer porque una grabación casera se convierte en algo de sonido emitible”.

La cosa cambia en cine y televisión, ya que “la ausencia de determinadas frecuencias en el equipo de sonido de una sala profesional puede quedar raro. Pero mejora día a día. El otro día probé un plugin por IA que me hizo un milagro: una frase que se oía muy lejana y sucia quedó de forma que ya no teníamos que llamar al actor para que la redoblara”. En cuanto al temor más extendido, si las IAs quitarán el trabajo a profesionales, Arrufat reconoce que “no sé si un día le pasaremos una película a una IA y nos hará una primera versión con ambientes, efectos diálogos, e incluso mezcle la música. A lo mejor sí que sustituye a ciertas labores técnicas, pero no creo que pueda sustituir a la parte más creativa de mezclas y de expresividad sonora”.

Arrufat nos cuenta que una de las aplicaciones de las IAs que más le han impresionado es una herramienta que clona voces a partir de las voces originales de los actores, que en este momento tiene una utilidad espectacular para el apartado de sonido, ya que permite corregir tomas con problemas en el audio sin movilizar al actor para que grabe de nuevo sus líneas. En cualquier caso, son aplicaciones con vista al futuro. De momento, la apertura a otros mercados es inevitable, ya que “me llaman de mercados como el inglés o el francés”, es decir, que las herramientas y el talento español han propiciado la internacionalización del sector del país. ‘La casa de papel’ ha sido solo el principio.

Cabecera |  José Ignacio Arrufat, Netflix

En Xataka | Hemos visitado los platós de Netflix en Madrid y ya sabemos dónde va todo el músculo financiero de la plataforma

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img