martes, julio 23, 2024

El Mercedes Clase G fue el rey de los 4×4. Ahora es un SUV eléctrico de tres toneladas que apunta a las calles de China

El Mercedes Clase G está considerado como uno de los mejores todoterrenos de la historia. Con 45 años de vida a sus espaldas, el imponente 4×4 de los germanos ha destacado por unas condiciones offroad como pocos coches en el mercado eran capaces de ofrecer.

Pero en los últimos años, el enfoque del gran todoterreno de Mercedes ha cambiado por completo. Si por fuera apenas ha ido recibiendo algunas actualizaciones que han modernizado ligeramente su estilo pero han mantenido la esencia cuadradota del modelo original, por dentro los cambios sí son más profundos.

El Mercedes Clase G ha pasado de ser un coche pensado por y para ser conducido fuera de carretera a convertirse en un vehículo de lujo más para pasearlo por Londres, Abu Dabhi o Pekín. Y es, precisamente, esta última ciudad donde Mercedes ha presentado la última generación del modelo. Un guiño que tiene mucho que ver con lo presentado.

Un cambio difícil de asimilar

La primera generación del Mercedes Clase G sorprendió con una innovación tecnológica no conocida hasta entonces: tracción total con bloqueo completo de diferenciales. Esta solución permite distribuir el par motor exacto que necesita cada rueda en función de la resistencia que ésta esté haciendo sobre el terreno.

Si una goma encuentra más resistencia, el diferencial envía más par motor a ésta que a la contraria en el mismo eje, ya que la segunda no la necesitaría y se estaría desperdiciando parte de la energía, además de que se consigue un avanzar más eficaz y eficiente. En este vídeo de Diariomotor lo explican de forma sencilla.

Mercedes

Este es uno de los ganchos que Mercedes utiliza para justificar el salto que la compañía ha dado con su nuevo Clase G. Aseguran que el modelo “siempre ha utilizado la tecnología de propulsión más moderna disponible”, por lo que era lógico saltar al mercado del coche eléctrico.

Porque sí, el nuevo Mercedes Clase G es ahora eléctrico y, además, contará con un motor para cada una de las ruedas. Con esto consiguen un todoterreno capaz de generar hasta 432 kW de potencia (579 CV) con ruedas que se mueven de manera completamente independiente y, por tanto, le permiten avanzar de lado, como ya vimos en el Yangwang U8, un modelo reciente de BYD.

Como decíamos, el modo y el lugar elegido por Mercedes para presentar su nuevo modelo no es casual. China se ha convertido en uno de los principales mercados de este tipo de automóviles y lleva meses recibiendo modelos extraordinariamente llamativos.

De hecho, el todoterreno chino no sólo destacó por su moonwalk durante su presentación. También llamó la atención de los medios por su capacidad para navegar por el agua. En este caso, Mercedes no hay querido quedarse atrás y señala que el nuevo Clase G tiene una capacidad de vadeo de 850 milímetros. Y aprovecha para dejar claro que los modelos de combustión no pueden alcanzar estas condiciones y se quedarían tirados si la profundidad supera los 700 milímetros.

En cuanto a su autonomía, es esperable que su consumo sea tan extraordinario como el resto de sus cifras. Mercedes no ha dudado en montar una batería absolutamente gigantesca para poder cumplir con todas las exigencias anteriores. El todoterreno tendrá una batería de 116 kWh. Con ciclo WLTP, el coche está homologado para conseguir una autonomía de hasta 473 kilómetros, con consumos de entre 30,3-27,7 kWh/100 km.

Si trasladamos esto a lo que puede ser unas condiciones reales por carretera, es muy probable que la cifra sea muy diferente. Con un consumo de 30 kWh/100 km hablamos de conseguir menos de 400 kilómetros. Teniendo en cuenta que hablamos de un coche movido por cuatro motores eléctricos y unas formas propias del anticoche eléctrico seguramente es más probable que hablemos de un coche que podrá realizar unos 300 kilómetros de autonomía.

Y eso si hablamos de consumo en carretera y a velocidades legales. Circular en una Autobahn con un vehículo de este tipo exigirá llevar bien pensada la ruta. Hacer un uso intensivo del coche en modo offroad conllevará un gasto de energía tremendo que seguramente lo expulse de unas zonas donde hasta ahora había sido uno de los reyes.

Si en su concepción original el Mercedes Clase G se pensó como un vehículo ligero para moverse por cualquier tipo de terreno, hoy es un enorme automóvil de 3.085 kg que necesita 32 minutos de espera para pasar del 10 al 80% de la energía disponible en su batería

Realmente, hace tiempo que el Mercedes Clase G se ha convertido en un vehículo de lujo con extraordinarias condiciones offroad pero que habitualmente se pasea por las ciudades más lujosas y adineradas. Ahora, con un modelo que en Alemania tendrá un precio de salida de 142.621,50 euros, está claro cuál es el principal objetivo de los germanos.

Para hacernos una mejor idea de lo que es China para el Mercedes Clase G (y la compañía en general), este país es el que más vehículos de Mercedes en su versión Maybach (de ultralujo) compran. En 2021, solo en China se vendieron unas 11.000 unidades de las 15.730 vehículos que se colocaron en todo el mundo con esta terminación y más del 35% de las ventas del Mercedes Clase S fueron a parar al mercado chino. 

Imágenes | Mercedes

En Xataka | “Hubo demasiado optimismo en toda la industria”: Mercedes empieza a dudar de vender en exclusiva coches eléctricos en 2030

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img