martes, julio 23, 2024

Los shows más populares de MTV Unplugged, el formato que redefinió la música en vivo

La década de los noventa fue testigo de una serie de eventos y transformaciones culturales. «Macarena» de Los Del Río se convirtió en una pieza infaltable en el repertorio de cualquier DJ. Al mismo tiempo, Pedro Almodóvar alcanzó la cima del reconocimiento internacional al ganar su primer Óscar con Todo sobre mi madre (1999). El hip hop consolidó su dominio en las listas Billboard y el grunge emergió en la escena musical como una nueva corriente que representaba a toda una generación descontenta y rebelde. En medio de esta ola de nuevos surgimientos, nació un programa que redefinió la manera en la que se interpretaba la música en vivo: MTV Unplugged.

El formato, creado por el canal de televisión bajo el mismo nombre e inspirado en la reconocida presentación de Elvis Presley para NBC en 1968, le brindó a los artistas la oportunidad de reinterpretar sus éxitos y conectar con su público de una manera más íntima y auténtica. El programa no solo ayudó a los talentos emergentes a compartir su música, sino que también revitalizó las carreras de intérpretes consagrados. Fue tal el impacto, que algunas de las versiones en vivo lograron superar a las del estudio, transformándose en reconocidos álbumes dentro de la discografía de los músicos. A continuación, algunos ejemplos:

Nirvana (1993)

El 18 de noviembre de 1993, Nirvana subió al escenario de MTV Unplugged en Nueva York para ofrecer un espectáculo que se convertiría en una de las últimas actuaciones de la banda antes de la muerte de su líder, Kurt Cobain.

Desde el primer momento, quedó claro que este no sería un show convencional. Acompañados por el guitarrista Pat Smear y la chelista Lori Goldston, el grupo optó por omitir gran parte de sus éxitos, centrándose en versiones únicas de canciones clásicas y temas menos reconocidos de su repertorio.

Entre los momentos más recordados de la sesión, se encuentra la versión de «Come As You Are», donde Cobain entonó la frase «no, no tengo un arma» con una intensidad que ahora, a la luz de los acontecimientos posteriores, resulta aún más inquietante. Aquella interpretación, junto al cover de «The Man Who Sold the World» de David Bowie, evidenció la habilidad de la banda para reimaginar canciones y darles un nuevo significado.

Jay-Z (2001)

A pocos meses del lanzamiento de su álbum The Blueprint, Jay-Z decidió dar un giro a su música al invitar a la banda de acompañamiento The Roots para recrear clásicos como «Big Pimpin’», «Can I Get A…» y «Hard Knock Life» con un estilo totalmente nuevo.

Las colaboraciones especiales con estrellas de la talla de Mary J. Blige en «Can’t Knock the Hustle» y Pharrell Williams en «I Just Wanna Love U (Give It 2 Me)» añadieron aún más brillo a la velada, demostrando que la música del rapero puede romper con cualquier género y estilo cuando se cuenta con los músicos y arreglos adecuados.

Mariah Carey (1992)

El show fue concebido como una respuesta a las dudas sobre la capacidad vocal de Mariah Carey, ya que algunos críticos y oyentes cuestionaban su talento tras los lanzamientos de sus primeros dos álbumes, Mariah Carey (1990) y Emotions (1991).

El setlist incluyó siete canciones, comenzando con el clásico «Emotions» y continuando con otros éxitos de sus álbumes anteriores, como «If It’s Over» y «Make It Happen». La elección más llamativa del repertorio fue su interpretación de «I’ll Be There» de los Jackson 5, que realizó a dúo con Trey Lorenz, versión que alcanzó el número uno en el Billboard Hot 100.

El éxito de la presentación tuvo un gran impacto en la carrera de Carey. El EP que se lanzó después de la actuación vendió 2.7 millones de copias, permitiéndole llegar a nuevos públicos y expandir su base de seguidores.

Y si alguien tenía dudas sobre su destreza vocal, este espectáculo las disipó por completo:

Soda Stereo (1996)

La historia de Soda Stereo está llena de momentos que marcaron la historia de la música latinoamericana. Uno de ellos tuvo lugar en marzo de 1996, cuando la banda finalmente aceptó participar en MTV Unplugged.

A diferencia de otros Unplugged, este se caracterizó por ofrecer arreglos musicales distintos y originales. La banda, compuesta por Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti, interpretó sus mejores hits, entre ellos, «La Ciudad de la Furia», en la que compartió escenario con Andrea Echeverri, vocalista de Aterciopelados.

La grabación en vivo fue una parte fundamental del álbum Comfort y música para volar, que fue lanzado más tarde ese mismo año. El disco incluyó algunas de las canciones más destacadas del show, inmortalizando la experiencia para los fanáticos de la banda.

Kiss (1995)

A mediados de los años 90, Kiss enfrentaba un momento crítico en su carrera. El grupo de rock estadounidense se encontraba en un punto bajo. Fue entonces cuando surgió la propuesta de participar en el programa, una oportunidad que los miembros de la banda vieron como una posible forma de revitalizar su legado.

Motivados por el éxito de artistas como Eric Clapton y Rod Stewart en sus respectivos episodios de Unplugged, el grupo aceptó la propuesta, aunque con ciertas reticencias. MTV insistió en reunir a los integrantes originales de la banda, Peter Criss y Ace Frehley, como condición para dar mayor relevancia al evento. A pesar de la resistencia inicial de Gene Simmons y Paul Stanley, los líderes de la banda, finalmente accedieron.

Finalmente, la banda logró su cometido y el evento fue todo un éxito. La llegada de Criss y Frehley al escenario generó una atmósfera única de nostalgia que el propio Stanley describió como «estimulante» en su libro Face the Music. Aunque solo participaron en los bises, interpretando temas como «Beth», «Nothin’ to Lose» y «Rock and Roll All Nite», la presencia de los miembros originales marcó un antes y un después para la agrupación.

Oasis (1996)

Durante la gira de (What’s the Story) Morning Glory?, Oasis aceptó hacer un show especial en el Royal Festival Hall de Londres. Sin embargo, a último momento, el vocalista Liam Gallagher se retiró por un «dolor de garganta», dejando a su hermano Noel al frente del espectáculo.

El evento se convirtió en una noche inusual y, para muchos, surrealista. Noel lideró a Oasis en el escenario, interpretando los éxitos de la banda, mientras que Liam se mezclaba con el público, lanzando comentarios y provocaciones hacia el grupo.

Este incidente, aunque destacó el talento de Noel, también mostró que la banda podía funcionar sin Liam. Sin duda, es uno de los episodios más extraños en la historia del rock.

Paul McCartney (1991)

Después de una década sin giras, Paul McCartney regresó a los escenarios en 1989 con un tour que lo llevó por estadios de todo el mundo. Sin embargo, estos recitales resultaron grandes e impersonales, lo que llevó al ex Beatle a buscar algo diferente a principios de 1991. Y obviamente, el formato Unplugged se convirtió en la oportunidad perfecta para experimentar un acercamiento más íntimo con su público.

El artista se comprometió completamente con el concepto, utilizando solo instrumentos acústicos y evitando cualquier truco para mantener la autenticidad del show. En lugar de centrarse en sus éxitos más conocidos, al igual que Nirvana, el compositor optó por un repertorio alternativo compuesto por covers de clásicos como «Good Rockin’ Tonight» y «Blue Moon of Kentucky», así como temas menos conocidos de su propia carrera como «Every Night» y «That Would Be Something».

El espectáculo fue lanzado en formato CD durante el verano de 1991 bajo el título Unplugged (The Official Bootleg), convirtiéndose en el primer lanzamiento de una serie de discos oficiales de estas sesiones.

Shakira (1999)

El concierto de Shakira es considerado una de las mejores presentaciones en vivo de la artista. Fue un hito especial para la comunidad latina, al ser el primer MTV Unplugged en español transmitido tanto en Estados Unidos como en Europa, llevando la influencia de la cantante colombiana a nivel mundial.

Durante la grabación, Shakira reinterpretó éxitos como «Si Te Vas» y «Ciega, sordomuda» con nuevos arreglos, sorprendiendo a su audiencia con versiones frescas de sus canciones más conocidas.

Eric Clapton (1992)

Es sabido que Eric Clapton tuvo una carrera llena de éxitos y colaboraciones memorables. No obstante, uno de los momentos más conmovedores de su trayectoria fue la creación de la balada «Tears in Heaven,» inspirada en la trágica muerte de su hijo Conor a los 4 años en 1991.

La canción debutó en la banda sonora de Rush, una película que pasó inadvertida en su lanzamiento en 1991, pero fue la versión grabada posteriormente para MTV Unplugged la que llevó la canción a la fama internacional. El álbum de su actuación en el programa se convirtió en uno de los más vendidos de la historia.

Hole (1995)

A menos de un año de la muerte de Cobain, Courtney Love impactó a todos con su emotiva presentación en un especial de MTV Unplugged para promocionar su álbum Live Through This. El evento fue una jugada arriesgada, ya que inevitablemente provocaría comparaciones con la legendaria sesión de su esposo, pero eso no detuvo a la cantante. La artista interpretó versiones de sus canciones «Doll Parts» y «Miss World», además de cantar el tema inédito de Nirvana «You Know You’re Right», aunque bajo el título modificado de «You’ve Got No Right».

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img