sábado, mayo 18, 2024

El final de la Campaña del Desierto de Juan Manuel Rosas

Los primitivos dueños de la tierra venían resistiendo la conquista del hombre  blanco desde la llegada de Solís, en 1516. Don Pedro de Mendoza debió abandonar Buenos Aires en 1536 por la hostilidad de los pampas. Sólo a partir de la creación del virreinato y la consecuente presencia de un poder político y militar fuerte, fue posible establecer una línea de fronteras con el “indio” medianamente alejada de los centros urbanos.

Rosas, haciéndose eco de las demandas de sus colegas estancieros sobre los constantes robos de ganado por parte de los indios, encabezó la primera “conquista al desierto”.

Ni bien Rosas dejó de ser gobernador, el 17 de diciembre de 1832, empezó a coordinar la campaña con los gobernadores de Mendoza, San Luis y Córdoba, acompañada por otra que realizaría el general Bulnes en Chile.

Fue una expedición militar que Rosas realizó en 1833 y principios de 1834, contra los indígenas pampas, los ranqueles, los tehuelches y los araucanos ubicados en la Pampa y el norte de la Patagonia.

La campaña tuvo varios propósitos como someter a la obediencia criolla a los indígenas del desierto o la tierra adentro / terminar con los malones indios que asolaban constantemente a las poblaciones interiores / rescatar a los cautivos en poder de los aborígenes / incorporar tierras para la agricultura y la ganadería / y efectivizar las soberanías provinciales sobre los territorios excursionados.

Rosas pactó con los pampas y se enfrentó con los ranqueles y la Confederación liderada por Juan Manuel Calfucurá.

Según un informe que Rosas presentó al gobierno de Buenos Aires a poco de comenzar la conquista, el saldo fue de 3.200 indios muertos, 1.200 prisioneros y se rescataron 1.000 cautivos blancos.

Concluida la Campaña de Rosas al Desierto, se firmó tratados de paz con caciques hasta entonces secundarios, que se convirtieron en útiles aliados. Al año siguiente se sumó el más importante de ellos, Calfucurá.

Hasta la caída de Rosas en 1852, no hubo malones en la Provincia de Buenos Aires, Calfucurá daba aviso de los posibles ataques de los pequeños grupos indígenas que no respondían a su mando y eran fácilmente contrarrestados. Sirvió también para distribuir el alcohol y las mercaderías que les enviaba Rosas, junto con vacunas para la viruela.

La campaña también incorporó científicos, entre ellos Charles Darwin, que reunieron información sobre la zona recorrida, pero las regiones desérticas quedaron en manos de los indígenas.

El 26 de marzo  de 1834 Juan Manuel de Rosas finalizó la Conquista del Desierto.

La historia tb es noticia en Radio Perfil. Locución de Pita Fortín. 
 

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img