lunes, julio 22, 2024

Durante años, Génova no ha sabido dónde meter su tráfico. Lo va a solucionar con el túnel submarino más largo de Europa

Italia es un lugar, digamos, complicado para conducir. Al menos para quien no ha nacido allí, no lleva años allí conduciendo y, sobre todo, no se puede hacer respetar por falta de un extenso vocabulario que así se lo permita. Italia es un país hermoso, siempre que no seas extranjero y te tengas que poner al volante.

Dicen que, cuanto más al sur, peor (o más divertida) es la experiencia. No es Génova precisamente una ciudad sureña pero sí tiene un casco histórico donde conducir debe ser una experiencia poco grata. Al menos, eso dicen los datos que justifican taladrar el suelo por debajo del nivel del mar para abrir un túnel de 3,4 kilómetros de longitud.

La cuestión del tráfico (y su gestión) en Génova es complicada. En estos momentos, buena parte del tráfico se dirige por la Sopraelevata Aldo Moro. Una infraestructura anacrónica que consiste en un enorme puente que, en la práctica, hace las funciones de autovía dentro de la propia ciudad. 

Aunque no se puede recorrer a más de 60 km/h, la Sopraelevata se ha mantenido como solución para recorrer la ciudad de este a oeste (o viceversa) de la manera más rápida posible. Nació en los años 60, década en la que afloraron los conocidos popularmente como scalextric. Estas infraestructuras jugaban a levantar el tráfico para solventar los retrasos de los semáforos y las cruces de calles en una época donde despegaba el tráfico motorizado. 

Aunque la tendencia ha sido la de modificar y sustituir estos gigantescos puentes por soluciones mucho menos invasivas, en Génova se ha mantenido entre críticas y apoyos por parte de la ciudadanía. La defensa es evidente: dónde meter los 80.000 coches que, a diario, se calcula que pasan por la calle. Las críticas se centran en lo anacrónico de la infraestructura, que ejerce de barrera para la vista del mar y dificulta llegar al puerto a pie. 

La demolición del famoso puente lleva años enquistada y la solución, parece, pasa por la construcción de un túnel submarino que haga las funciones de la Sopraelevata pero con un impacto mínimo en la estética de la ciudad que, además, ganaría zonas verdes por el camino y perdería el constante ruido generado en este tipo de infraestructuras. 

Con el visto bueno al túnel submarino, parecía que la famosa calle sobrelevada tenía los días contados pero ahora no está tan claro. Sin embargo, el alcalde de la ciudad ya ha salido a los medios a remarcar que la eliminación del puente y la obra del túnel son proyectos distintos y que esperarán a tener los resultados de redirigir el tráfico a la nueva obra antes de tomar la decisión de eliminar el puente en su totalidad.

El túnel submarino más largo de Europa (o no)

Sí, hablamos de un túnel para el uso del coche. No nos referimos a un túnel para una vía ferroviaria pues, evidentemente, ahí está el Eurotúnel. Tampoco está muy claro qué se entiende exactamente por túnel porque en el puente de Oresund, que une Dinamarca y Suecia, cuatro kilómetros discurren bajo el agua.

Según los constructores italianos, el túnel submarino que unirá Génova Oeste con Génova Este será “el más largo de Europa”. El proyecto unirá las dos parte de la ciudad pasando por debajo del puerto de la ciudad, “ahorrando más de un millón de horas” a los conductores italianos, según los datos que se han lanzado en la presentación del proyecto.

En líneas generales, se espera que la obra se extienda durante un lustro. Ésta dará lugar a un túnel de 3,4 kilómetros bajo el agua, con 16 metros de diámetros y superficies soterradas a a una profundidad de 45 metros. El proyecto está presupuestado en 1.000 millones de euros.

Los medios italianos destacan la complejidad del proyecto, que contará con dos túneles para vehículos (uno en cada sentido de la marcha) y que permitirá vertebrar la ciudad mucho más rápido que hasta ahora. Además, no han dudado en calificar a este proyecto como el “túnel submarino más largo de Europa” cuando su puesta en marcha sea una realidad en 2029.

La duda es si la obra puede llevarse este reconocimiento una vez que se ponga en marcha el mayor “túnel sumergido” de Europa. Porque el túnel submarino que Dinamarca y Alemania están construyendo mano a mano para unir la localidad alemana Puttgarden y la danesa Rodby puede ser lo uno y lo otro.

Ambas localidades se encuentran en islas que, a su vez, están unidas al resto de sus respectivos países por dos puentes. En estos momento, un ferry las conecta pero para ir en coche de una a otra hay que recorrer más de dos horas de coche. La solución pasa por un enorme túnel submarino que conecte los dos lugares en apenas 10 minutos.

Es lo que pretenden hacer con el conocido como Fehmarnbelt Fixed Link, el túnel submarino que debería entrar en funcionamiento en 2029 y que se debería convertir en el más largo del mundo para vehículos de cuatro ruedas. Sus 18 kilómetros de longitud dejarían muy atrás los 3,4 kilómetros de la obra italiana.

En este caso, hablamos de una inversión de 7.000 millones de euros y, como explicaba mi compañero Javier Pastor, se está construyendo sin tuneladoras. La idea, en este caso, es construir el túnel en secciones de más de 200 metros de largo, con las paredes completamente impermeabilizadas para, una vez fabricadas, sumergirlas y “pegarlas” unas a otras.

Cuando la obra finalice, germanos y daneses podrán presumir de contar con el mayor túnel sumergido del mundo pero no podrán hacer lo propio si hablamos de túnel submarino. Si dejamos a un lado los túneles ferroviarios (como el de Seikan o el Eurotúnel), en Japón cuentan con el túnel submarino para coches más largo del mundo, con más de 50 kilómetros de longitud.

Es decir, si el proyecto italiano se da prisa, será el túnel submarino más largo de Europa pero, de conseguirlo, debería ser superado por la obra que alemanes y daneses están construyendo. Éstos sí podrán presumir entonces de ostentar un récord absoluto (el del túnel sumergido más largo del mundo) pero se quedarán lejos del mismo reconocimiento si hablamos de túneles submarinos. Lo que sí ostentarán será el orgullo de tener el más largo de Europa.

Imagen | Visit Genoa

En Xataka | El impresionante Ryfylke de Noruega, un túnel submarino de récord: 14,4 km de longitud y 292 metros de profundidad

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img