martes, marzo 5, 2024

Miguel Ángel Pesce: “Ajustar la demanda en un país desigual como la Argentina tiene riesgos muy importantes”

El expresidente del BCRA durante los últimos cuatro años acumula una larga experiencia en el directorio de la entidad. Como titular fue el primero en acompañar un mandato presidencial completo. Es de origen radical, reivindica a Raúl Alfonsín y desde 2010 pasó a componer el grupo de radicales que apoyaron al kirchnerismo. Recién finalizado su mandato, analiza y reflexiona sobre los errores y los aciertos de su gestión, las dificultades que hubo que atravesar con la pandemia primero, la guerra después y, por último, la sequía. Además, su visión sobre las primeras medidas del actual gobierno, las expectativas y la dinámica social que las nuevas políticas económicas pueden generar.

Antes de entrar en el balance de tu gestión, ¿cómo fue la reunión con el nuevo presidente del Banco Central, Santiago Bausili? ¿Hay algo que se pueda comentar y pueda ser de utilidad?
Fue muy cordial; a Bausili lo conozco de cuando yo era secretario de la Ciudad y se reestructuró el bono Tango; el banco que nos asesoró fue el JP Morgan. Él en ese momento estaba trabajando allí, así que lo conocí hace 20 años; no es que hayamos vuelto a trabajar, pero obviamente siempre ha habido contactos y sabemos en qué han dado cada uno y cada cual. La reunión fue muy cordial, hay información que tenemos los presidentes de los bancos centrales que no se revela y el jueves anterior a la asunción del presidente Milei, nos juntamos y le transmití esa información.

Dijiste que detrás de las Leliq están los plazos fijos de la economía y del sistema financiero que han tenido dificultades para transformar el ahorro de los argentinos en crecimiento. Lo que ha hecho el Banco Central con las Leliqs es evitar que haya una caída fuerte de la tasa de interés y buscar que el ahorro de los argentinos y de las empresas no se desvalorice. ¿Cuál es tu visión sobre las Leliqs y la controversia que hay respecto de cuál es el grado del problema? Finalmente, ¿es un problema tan grande?
Lo he mencionado en otros encuentros que hemos tenido, la Argentina uno de los problemas que tiene y que se ignora es la necesidad de poder transformar el ahorro nacional en inversión. Todo el tiempo estamos hablando de la necesidad de que vengan capitales del exterior, que cumplen un rol importante en nuestro país aportando tecnología e innovación, pero la Argentina tiene una fuerte capacidad de ahorro que se refleja, por ejemplo, en el hecho de que se hayan importado desde que el Banco Central lleva estadísticas, 170 mil millones de dólares en billetes y que haya casi un producto 360, 390 mil millones de dólares de residentes en inversiones en el extranjero o en billetes en nuestro país. Nosotros hemos investigado el fenómeno, indudablemente tiene que ver con la inestabilidad que presentó nuestro país desde hace tanto tiempo, pero también tiene que ver con que siempre ha habido castigo al ahorro en pesos. Entonces la gente busca refugio en otro tipo de activos, como el dólar, los bienes, las inversiones inmobiliarias. Y lo que uno está viendo es que hay empresas que ya tienen una madurez muy importante en nuestro país y han sido muy exitosas colocando deuda. Cada vez que una de estas empresas ha salido al mercado de capitales, las ofertas han sido tres o cuatro veces la demanda que tenía esa empresa. El camino para resolver el problema de las Leliqs, que ha tenido distintos nombres en distintos momentos de la Argentina, es que podamos desarrollar el mercado de capitales y que la gente vea que invirtiendo en el mercado de capitales de Argentina, y en pesos, puede preservar su patrimonio y obtener una renta. 

A tu juicio, ¿cómo se tiene que resolver el tema de las Leliqs? ¿Se tiene que resolver de alguna manera o no es necesario resolverlo y mantenerlo como estaba?
Creo también, y esto nosotros lo hemos sostenido desde el principio de la gestión, que todo mercado de capitales requiere que haya un instrumento líquido y profundo para hacer operaciones de cauciones y operaciones de liquidez. Ese rol lo cumplen en todas partes del mundo los bonos de los gobiernos. Creo que allí hay una tarea por hacer. Nosotros hemos presentado al Banco Central como prestamista de última instancia en el mercado de títulos. Tuvimos dos corridas contra los títulos en junio y julio del año pasado, y el Banco Central actuó como actúan todos los bancos centrales, proveyendo la liquidez que le reclamó el mercado. Y también hemos desarrollado instrumentos de mercado como el PUT, que es un instrumento por el cual los bancos pueden hacerse de liquidez antes que inicie la rueda del mercado de capitales ese día, y eso ha hecho ganar confianza en estos instrumentos. Indudablemente, el Gobierno necesita financiamiento, y una vía para solucionar este problema es que los bancos, los ahorristas privados, las empresas, confíen en los instrumentos del Tesoro y transformen sus plazos fijos en inversiones de este tipo. Hay que tener presente que la cantidad de instrumentos de esterilización, como son los pases o las Leliqs que tiene el Banco Central, están muy cerca de la cantidad de bonos del Tesoro que tiene el Banco Central del Gobierno. Por eso a veces, cuando se hace la suma del déficit primario, más lo que paga el Banco Central de intereses por las Leliqs, hay una cuenta que hay que perfeccionar y es restarle los intereses que gana el Banco Central por los títulos que tiene. Pero insisto, creo que el punto es que se lo ve como una amenaza, porque hay la búsqueda de poder liberar todas las restricciones cambiarias que tiene nuestra economía y evidentemente esto no se puede hacer mientras tengamos estos pesos depositados en los bancos, porque en un país que tiene la tradición de dolarización que tiene la Argentina, eso llevaría una fuerte demanda de dólares y a una presión muy fuerte sobre el mercado cambiario. Pero yo creo que vale la pena sostener esas restricciones por un tiempo más, esperar que la economía vuelva a crecer, que la economía vuelva a demandar pesos y de esa manera ir deshaciendo las Leliqs y también los depósitos que hay en los bancos. 

¿Cuál es tu opinión de cómo lo está resolviendo el actual gobierno? Me refiero exclusivamente al tema de las Leliq.
Yo no hubiera bajado la tasa de interés, hubiera mantenido la tasa de interés buscando que el ahorrista en pesos, especialmente en plazos fijos, pudiera mantener el valor de su capital, por una cuestión de largo plazo, y es que aquel que tiene pesos pueda mantener al menos el valor del capital que tiene. Me parece que lo que se está buscando con eso es que los bancos, las empresas y demás hagan un cálculo entre tener un plazo fijo o tener un bono del Tesoro y la rentabilidad del bono del Tesoro sea mejor y se vuelquen a ese tipo de inversión. 

¿Podrías explicar didácticamente la diferencia entre la deuda del Banco Central y la deuda del Tesoro, lo que es un bono del Tesoro, lo que es una Leliq?
Los bonos del Tesoro financian al gobierno, es dinero que como el gobierno gasta más de lo que ingresa tiene diversas maneras de financiarse, o con endeudamiento o con financiamiento monetario del Banco Central. Entonces, el gobierno periódicamente hace colocaciones de títulos para financiar su déficit. En el caso del Banco Central, lo que hace es que al no haber demanda de inversión, al no haber demanda de crédito, si el Banco Central no interviniera en el mercado de pesos, esto provocaría una caída vertical de la tasa de interés, se licuarían los ahorros de los argentinos, y para evitar esto es que se colocan este tipo de instrumentos. Este problema se presentó por primera vez cuando se abandonó la nacionalización de los depósitos. Recordarás, se hablaba de la cuenta regulación monetaria en aquel entonces, que continuó hasta la convertibilidad, y cuando se abandonó la convertibilidad se crearon las Lebac para cumplir la misma función de sustraer los pesos y evitar una caída de la tasa de interés que la pusiera en niveles negativos con respecto a la inflación, y la gente se vio impulsada por otro tipo de ahorro. 

Lo que está haciendo el actual gobierno.
Imagino que es para buscar este efecto, que se sustituya un plazo fijo por endeudamiento del Tesoro, que puede funcionar como mecanismo de esterilización. También el Gobierno puede colocar esa deuda, sustraer los pesos del mercado, depositarlos en el Banco Central y al depositarlos en el Banco Central, esos pesos quedan esterilizados. 

Ok, estabas planteando que el riesgo es que la gente no compre los bonos del Tesoro, sino que se vaya al dólar, por ejemplo.
Eso es un riesgo, sí. 

Y mi pregunta es: ¿ves ese riesgo con lo que se está haciendo? 
Y vamos a ver a qué tasa se hace la colocación de títulos, qué demanda tiene. 

Vos no hiciste eso.
No, yo no lo hice; creo que el problema que ha tenido la Argentina es un problema de crecimiento y de restricciones a su crecimiento. Y yo creo que la inflación, y no solo lo creo yo, esto lo ha dicho también el gobernador de la Reserva Federal hace dos años en la conferencia de Jackson Hall, que sustancialmente la inflación es un problema de desbalance entre oferta y demanda. Y la manera virtuosa de solucionar esos problemas es que haya crecimiento. A veces ese crecimiento no se produce en el corto plazo y los bancos centrales restringen esa demanda por diversos mecanismos. En Estados Unidos la restricción al crecimiento es por el mercado de trabajo. En la Argentina es por el sector energético y el sector externo, que son dos sectores que no van a presentar restricciones a partir de este año. Pensamos que iba a ser a partir de este año y frustró la intención la sequía que sufrimos, pero la Argentina no va a tener restricciones a su crecimiento, va a necesitar financiar la inversión y ahí está la oportunidad de canalizar positivamente ese ahorro que hoy está en los bancos inmovilizado. 

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil. 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img