martes, marzo 5, 2024

La renuncia de Fernando de la Rúa en medio del drama social y económico

El 20 de diciembre del 2001, el presidente Fernando de la Rúa presenta su renuncia bajo la presión popular, tras dos días de enfrentamientos en las calles que dejaron un saldo de más de 30 muertos.

Si bien hacía varios días que se habían producido diversos estallidos en algunas ciudades del interior y del Gran Buenos Aires, se generalizaron la noche del 19 de diciembre, cuando el entonces jefe de Estado anunció el Estado de Sitio.

Poco después de este anuncio, millones de personas se movilizaron en las calles y se dio inicio al famoso “Cacerolazo”, que dio origen a la consigna “que se vayan todos”.

En la tarde del miércoles, el entonces Ministro de Economía, Domingo Cavallo, presentó su renuncia.

El titular de la cartera había sido nombrado tras las renuncias de José Luis Machinea y Ricardo López Murphy en abril de ese año.

Había prometido un crecimiento anual del 5 por ciento y una batería de medidas que incluían una rebaja en los impuestos y una reanimación en la industria, así también como el plan “Déficit cero”.

Todas las iniciativas del funcionario fueron fuertemente resistidas en el Congreso, incluso dentro desde el sector del radicalismo más clásico. Sin embargo, contaba con el aval de De la Rúa.

Cavallo incorporó la devolución de más del 4 por ciento del IVA  las compras con tarjeta menores a mil dólares.

Asimismo, junto a su equipo económico, entre quienes se encontraba la entonces ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, aprobaron el impuesto a las operaciones bancarias, un recorte de hasta el 13 por ciento en los haberes previsionales que afectó a cientos de mies de jubilados y recortes del 13 por ciento sobre el salario de los empleados estatales.

El primero de diciembre del 2001, Domingo Cavallo impuso el “corralito”, que originalmente permitía un retiro de 250 pesos en efectivo por semana, la prohibición de enviar dinero al exterior, y la obligación de realizar la mayor parte de las operaciones comerciales con tarjetas o cheques.

Hasta el día de hoy, Cavallo asegura que el “corralito” era una medida que debía hacerse sí o sí, y que la sociedad argentina fue totalmente engañada.

La renuncia de Cavallo al ministerio de Economía fue aceptada por el todavía presidente De La Rúa a las 3 de la mañana del jueves 20 de diciembre.

Esa mañana, comenzaron a arribar a Plaza de Mayo diversas organizaciones políticas y de Derechos Humanos, y se recuerda la represión que habían sufrido las Madres de Plaza de Mayo por la Policía Montada. 

Otra persona que recibió agresiones ese día fue la jueza María Servini, quien fue afectada con gases lacrimógenos.

A las 16 horas, De La Rúa anunciaba por cadena nacional que no renunciaría a la presidencia, y pedía un diálogo entre la oposición y otros sectores.

Sin embargo, ese pedido fracasó, y Fernando De La Rúa renunció a las 19:37.

Cerca de las 20, se dirigió a la azotea de Casa Rosada hacia un helicóptero de la Brigada de Moreno en dirección a la Quinta de Olivos.

El último funcionario que quedó en Casa Rosada fue el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, que se ocupó de “la seguridad y la administración mínima del Estado” hasta la llegada del presidente provisional del Senado, Ramón Puerta.

Como la Asamblea Legislativa aún no había considerado su renuncia, De la Rúa regresó a la Casa de Gobierno la mañana del 21 de diciembre, reuniéndose con Felipe González y firmando un decreto que derogó el estado de sitio.

El mandatario saliente comunicó su salida del cargo a través de una hoja escrita de puño y letra, cuyo contenido sería leído recién el 21 de diciembre, dirigiéndose a Ramón Puerta.

La historia también es noticia. Guion de Lucas Boltrino y locución de Pita Fortín.

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img