martes, marzo 5, 2024

Viajes en el tiempo, fantasmas, Peppa Pig: todo lo que China prohíbe incluir en sus ficciones audiovisuales

Las ficciones procedentes de China llevan un tiempo copando las listas de lo más visto en streaming. Rara es la semana en la que no hay alguna plataforma que no haga volquete de media docena de comedias juveniles chinas o dramas de enredos sentimentales para engordar su catálogo. De series de época como ‘Yanxi Palace’ a thrillers de factura más internacional como ‘Chosen’, pasando por un tremendo catálogo de series dramáticas (con o sin elementos cómicos) como ‘Well-Intended Love’, ‘Las inclemencias del amor’ o ‘Triad Princess’.

Sin embargo, hay muchos aspectos de estas series que no pueden mostrarse en China, lo que obliga a recortes, prohibiciones y que algunas producciones queden en un cajón de modo indefinido, de formas que resultan completamente ridículas para la mentalidad occidental. Por supuesto no hablamos solo de excesos eróticos o contenidos violentos. Vamos a revisar qué elementos argumentales no pueden aparecer en las series chinas y por qué se han tomado estas extrañas decisiones.

Viajes en el tiempo

Sin duda el caso más sonado y comentado es el de los viajes en el tiempo, todo debido a un artículo de The Hollywood Reporter que en 2011 publicaba que el país iba a endurecer la visión del pasado que se daba en series y películas, y que a menudo llevaban implícita una crítica nada sutil. Por ejemplo, en una serie popular entonces, ‘Myth’, un hombre viajaba a la China feudal y encontraba el amor. Esto pasaría a ser tabú: el pasado no puede ser un refugio de felicidad y tiempos idealizados ni mejores que los actuales.

Ya en 2011, no se trataba de una ley absolutamente rígida ni inamovible (que no es una señal de falta de criterio: son parte de las técnicas del Partido para que los ciudadanos no tengan claro a qué atenerse exactamente). Eran directivas que la Oficina de Emisiones (a efectos prácticos, un brazo censor del gobierno) planteaba como normas a seguir, pero en muchas ocasiones es la pura suerte o la suspicacia del censor del momento la que puede llevar a esta prohibición. Esta es la lista de lo que exactamente, se prohibía entonces, unas restricciones que no afectan a las plataformas de streaming ya que estas no tienen horarios de prime time:

  • Cualquier serie que trate sobre la historia moderna de China debe dejar claro quién es el enemigo.
  • El drama histórico no puede tener elementos que no sean históricamente correctos (así que los viajes en el tiempo que no sean un sueño, alucinación o similar tienen problemas).
  • La historia no debe exagerar los conflictos familiares ni las luchas internas.
  • Las historias sobre conflictos comerciales o empresariales deben transmitir los valores morales correctos.
  • Si se hace una versión china de una serie de televisión extranjera, ésta debe cumplir también las restricciones impuestas por las políticas de China.

Un ejemplo reciente de cómo las series esquivan estas restricciones: ‘La alegría de la vida’ (que actualmente puede verse en Rakuten Viki, la plataforma especializada en entretenimiento procedente de Asia), de 2019, adaptaba una novela de temática relacionada con viajes en el tiempo, pero el guión de la serie lo convertía en un acto casi mágico. En ella, la consciencia de un historiador actual era trasladada de forma inexplicable al pasado. Otro ejemplo: en ‘Nirvana en Fuego’ (también en Rakuten Viki), el pasado dinástico es una edad indeterminada que no existió en realidad, una decisión argumental recurrente en ficciones de este tipo.

Fantasmas

En su lucha para intentar que no haya nada más poderoso y omnisciente que el Partido, se han prohibido las representaciones de “terror, fantasmas y lo sobrenatural”. Algunas de las películas occidentales que han caido bajo este criterio son ‘Crimson Peak’ o la primera ‘Piratas del Caribe‘. La versión de 2016 de ‘Cazafantasmas’ experimentó con posibles títulos chinos que eliminaran el componente espectral del título, como ‘Ghost Catcher Dare Die Team’ o ‘Super Power Dare Die Team’, pero fue finalmente prohibida.

sc ‘La alegría de la vida’

Reencarnación

Otra temática vetada por su relación con las creencias de los monjes budistas tibetanos, con quienes China tiene un sangrienta conflicto que se prolonga desde hace décadas.

Harrison Ford

Ford tiene prohibido entrar a China desde que en 1995 habló en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos enumerando las violaciones de los derechos humanos cometidas por China en el Tíbet. Melissa Matheson, su ex mujer y guionista de la película ‘Kundun’ (que trata el tema) y el director de ésta, Martin Scorsese, también son personas non gratas en el país asiático. La película ‘Siete años en el Tibet’ le deparó una suerte similar a Brad Pitt. El más famoso de todos los actores que se han pronunciado en contra de la política del país es Richard Gere, lo que explica que desde hace tiempo el actor no participe en películas de alto presupuesto: su presencia garantiza que no se estrenen en China.

Winnie the Pooh

Más vale que tu serie no contenga referencias al famoso osito propiedad de Disney o puedes tener problemas. En 2013, una foto del presidente Xi Jinping y Barack Obama suscitó memes en los que Jinping era comparado con Winnie the Pooh. Poco después, las fotos del personaje (al oso nos referimos) empezaron a desaparecer de Weibo (la versión china de Twitter), la película ‘Christopher Robin’ sobre los orígenes literarios del personaje no pudo estrenarse y series como ‘South Park’, que hacían chanza del tema, desaparecieron de las plataformas de difusión.

Peppa Pig

Otro característico personaje animado que ha recibido su correspondiente baneo, en este caso porque el gobierno detectó que los bajos fondos y distintos tipos de criminales usaban memes protagonizados por la simpática cerdita para crear memes y vídeos antisistema. En pocos días la popular app de difusión de vídeos Doukyin había borrado 30.000 archivos del personaje.

‘Avatar’, ‘The Big Bang Theory’ y otros éxitos

Muchas series y películas procedentes de Estados Unidos han sido prohibidas porque tenían “demasiado éxito”. El caso más sonado fue el de ‘Avatar’ en 2010, dos semanas después de su estreno. Permaneció solo en 3D, variante para la que por entonces en China solo había 550 salas. Se prohibió a los medios “hacer propaganda” de la película, y todo debido a que no se quería que su presencia eclipsara los estrenos del país. 

Ha habido decisiones similares con series como ‘Big Bang Theory’: desde el gobierno de Estados Unidos se habló de que se censuraban “contenidos que violen la Constitución china, pongan en peligro la soberanía y la integridad territorial del país, provoquen problemas en la sociedad, promuevan la religión ilegal y desencadenen el odio étnico”. Pero se cree que la razón real para la prohibición de la serie era que estaba teniendo demasiado éxito y se creía que podía inculcar valores occidentales en la población china.

En Xataka | Un mapa muestra cómo se repartiría la población mundial si sólo fuésemos 1.000 personas en la Tierra

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img