martes, marzo 5, 2024

10 claves de la visita de Roger Waters a la Argentina


Se concretó la quinta visita al país del ex líder de Pink Floyd, que anoche dio el primero de dos shows, nuevamente en el estadio River Plate y en el marco de su gira “This is not a Drill”.

En la quinta llegada de Roger Waters y su proyecto solista al país, 10 puntos fuertes del show. Por Leandro Bortesi

  1. Roger Waters llegó al país como parte de la gira “This is not a Drill” («Esto no es un simulacro»). Con una lluvia que amenazó, pero luego fue solo un recuerdo, a las 21:20 horas, se apagaron las luces del repleto estadio Monumental y apareció su cavernosa voz subtitulada en las pantallas: “Si eres de los que dicen ‘me encanta Pink Floyd, pero no soporto la política de Roger’, harías bien en ir a un bar en este momento. Gracias”.
  2. Es que el músico llega al país inmerso desde hace un tiempo en un contexto signado por controversias y acusaciones varias por sus posturas políticas. Hecha la advertencia socarrona, Waters salió vestido de blanco, abriendo -ahora sí- su concierto con su nueva versión del clásico “Comfortably Numb”. 
  3. La gira es presentada por el músico, con humor, como su “primera despedida de los escenarios”. Para los seguidores de la época dorada de Pink Floyd el set list es una delicia, -y así lo fue ayer en River- ya que en gran parte está conformado por temas de los clásicos álbumes Dark Side of the Moon, Wish You Were Here, Animals y, por supuesto, The Wall. Si bien la puesta en escena es altamente impactante, con cuatro pantallas gigantes, pirotecnia sincronizada y luces LED de última generación, son todos recursos exclusivamente al servicio de las canciones.
  4. El concierto estuvo dividido en dos partes: la primera inició con lo más recordado de The Wall, para luego seguir con temas solistas de sus álbumes Radio KAOS y Amused to Death. Además, hubo un segmento que puso foco en la historia de Pink Floyd y de su miembro fundador Syd Barrett, a quien Waters dedicó Wish You Were Here: “Cuando perdés a alguien que amas, eso sirve para recordarte: esto no es un simulacro”, mostraban las pantallas, en lo que fue uno de los momentos más sentidos del concierto.
  5. En ese primer acto también interpretó el rockero Have a Cigar y Shine On You Crazy Diamond, para luego cerrar con Sheep, dedicada a los escritores George Orwell y Aldous Huxley.
  6. Para arrancar la segunda parte, el icónico cerdo inflable sobrevoló una vez más el monumental, y el músico se despachó con In the Flesh y Run like Hell. Para estos temas emblemáticos de The Wall, Waters dejó atrás su habitual vestuario militar y su ametralladora, reemplazándolos por un chaleco de fuerza. Este acto, además, incluyó material su reciente disco Is This the Life We Really Want? y, para deleite de los asistentes, el lado B completo de Dark Side of the Moon, en lo que fue otro de los momentos cumbre de la noche. 
  7. Waters fue el director de una celebración musical de casi tres horas, donde no faltaron «Another Brick in the Wall», «Us and Them» y «Money», contando estas últimas con la voz del guitarrista Jonathan Wilson. La banda que lo acompañó se completó con Jon Carin en teclados, Dave Kilminster en guitarra, Gus Seyffert en bajo, Joey Waronker en batería, Robert Walter en teclados, Seamus Blake en saxo y Amanda Belair y Shanay Johnson en voces.
  8. Sobre el final, Waters se tomó un momento para recordar a los argentinos caídos en Malvinas antes de tocar “Two Suns in the Sunset”, y lentamente la banda se retiró interpretando “Outside the Wall”, mientras se los veía aún tocando en bambalinas a través de las pantallas.
  9. El público fue testigo de un espectáculo que tuvo de todo, marcado por la ya clásica producción audiovisual de primera línea de sus shows, una vez más a cargo de Sean Evans. La puesta en escena apunta a una narrativa audiovisual con una cinematografía de admirable calidad, con impactantes imágenes de ciudades devastadas y anárquicas zonas de guerra.
  10. Con el show de anoche y el de este miércoles, finalmente Waters superará, con trece conciertos en total en el estadio River, el récord de los doce shows de los Rolling Stones. Queda latente la esperanza de una “segunda despedida” donde la magia de la música de Roger Waters vuelva a ser conjurada.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img