martes, marzo 5, 2024

Dan Shechtman: “Todas las ciencias y todas las tecnologías se basan en dos avenidas: revolución y evolución”

El científico israelí, ganador del Premio Nobel de Química del año 2011, por el descubrimiento de los cuasicristales, que cambió totalmente el mundo de la química, reflexiona sobre lo que significa hacer ciencia y el mundo científico hoy, la integración con la inteligencia artificial y su reciente proyecto de enseñar ciencia a los niños lo más temprano posible, desde el jardín de infantes.

¿Qué son los cuasicristales, y por qué fue tan importante para la ciencia de los materiales su descubrimiento?
El descubrimiento de materiales cuasiperiódicos se realizó setenta años después del inicio de la ciencia de la cristalografía. La ciencia de la cristalografía, que se ocupa de los cristales comenzó en 1912. Con este descubrimiento importante del científico alemán Von Laue, quien realizó el primer experimento de difracción de rayos X. El cristal que Von Laue estudió estaba ordenado, los átomos estaban ordenados, también eran periódicos. En todos los cristales que estudiamos durante setenta años, entre 1912 y 1982, todos estos cristales estaban ordenados y eran periódicos; entonces, una definición de cristal para los científicos era un material sólido en el que los átomos estaban ordenados de forma periódica y no había excepción. No solo no había excepción, sino que, además, en los libros decía que no puede existir ningún otro orden. Luego, en 1982, mientras estaba haciendo mi primer año sabático en la Oficina Nacional de Estándares, la NBC, en los Estados Unidos, descubrí un cristal que tenía orden, pero no era periódico, era cuasiperiódico. Así, el descubrimiento generó una gran ola de reacciones. La mayoría de las reacciones fueron muy positivas; algunas fueron muy negativas. Y así comenzó una carrera para desarrollar el campo. Desde entonces se publicaron decenas de miles de artículos sobre cristales cuasiperiódicos. ¿Por qué es importante? Porque creó un cambio de paradigma en la ciencia de esta filosofía y una nueva definición de cristal.

Su investigación, que le valió el Premio Nobel varios años más tarde, fue rechazada por la comunidad científica, e incluso usted fue tildado de “cuasicientífico”. ¿Se imaginaba que iba a ser reconocido con el Nobel cuando hizo su descubrimiento y sus colegas lo rechazaron?
Estaba seguro de que mis resultados estaban bien, porque mi descubrimiento se realizó mediante un microscopio electrónico de transmisión, y yo era un experto en microscopía electrónica de transmisión, entonces supe que mis resultados estaban bien. Algunas personas no pudieron aceptar mis hallazgos y dijeron: “No están en los libros”. Pero los científicos están aquí para reescribir el libro científico, no para creer en todo lo que está en los libros. Si quieres creer todo lo que está en el libro de la religión a la que perteneces está bien, pero en la ciencia queremos reescribir el libro. Así pues, la principal oposición provino del profesor Linus Pauling, posiblemente el químico más importante de Estados Unidos en el siglo XX. Efectivamente, dijo eso: “Los cuasicristales son de cuasicientíficos; los científicos de referencia somos mis colegas y yo”. Y se equivocó, tan sencillo como eso.

¿Fue difícil sostener la tenacidad y persistir cuando la comunidad científica no le creía?
No me generó ninguna dificultad, porque estaba seguro de que mis resultados estaban bien, era un experto en lo que estaba haciendo. Cuando alguien de la comunidad científica te critica, puedes decir: “Repite mis experimentos y muéstrame qué salió mal, no me digas que no está en los libros, eso no es suficiente”. O si alguien rechaza los resultados, le dices que siga tus cálculos y muestre qué pasa, no que es imposible. Estaba bastante seguro de que estaba bien, y no estaba solo, porque muy pronto muchos científicos de todo el mundo se unieron a mí, tomaron mi descubrimiento y lo convirtieron en una ciencia de muy rápido crecimiento. Así que estuve solo por un corto tiempo, después hubo miles de científicos en todo el mundo que repitieron mi trabajo y luego desarrollaron el campo, hicieron algo realmente fantástico.

Hay una larga historia de descubrimientos que fueron resistidos al principio; Galileo Galilei lo sufrió en carne propia. ¿Es habitual que haya resistencia en la comunidad científica ante determinados descubrimientos?
Hay que diferenciar un poco entre la época de Galileo y nuestra época. En aquel tiempo, la Iglesia era muy fuerte, y cualquier cosa que amenazara el poder de la Iglesia era tratada muy mal. Hoy, la Iglesia no está involucrada en la ciencia, y la objeción proviene de colegas científicos. Si hay discusiones, normalmente se resuelven en muy poco tiempo, unos pocos artículos científicos en aproximadamente un mes, y el problema se resuelve. Por eso, hoy en día es mucho más fácil para un buen científico demostrar que tiene razón. No se puede comparar con los tiempos en los que la Iglesia era muy fuerte; hoy no tiene nada que ver con la ciencia.

Pero usted dice que debió reescribir el libro; la idea de que la religión está en el libro resume algo que es perpetuo. Mi pregunta es, ¿hay un tipo diferente de iglesia, entre colegas que integran la corriente principal de la comunidad científica?
No veo eso. Por lo general, el rechazo proviene de científicos honestos, buenos científicos, que piensan que el descubrimiento es incorrecto. Pero estos problemas se resuelven muy rápidamente en semanas o meses. A diferencia de aquellos días, no hay paralelo con la Iglesia de hoy, que no está involucrada en el mundo de los científicos, no está involucrada en la ciencia.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img