martes, marzo 5, 2024

Ben Johnson: de la gloria al ocaso a máxima velocidad

El 5 de septiembre de 1989 la Federación Internacional de Atletismo le quitó a Ben Johnson el récord y título mundial

El atleta canadiense fue despojado de sus logros en el Campeonato Mundial de Atletismo 1987 tras reconocer el uso de esteroides anabólicos durante su carrera.

La declaración de Ben Johnson ocurrió mientras se investigaba su doping positivo en Seúl 1988, mismo que le valió la anulación del Oro y récord Olímpico.

Benjamin Sinclair Johnson nació en Jamaica y transitó su infancia en la pobreza. A los 14 años emigró junto a su familia a Canadá, donde se topó con el atletismo durante su etapa escolar.

Entrenado por el velocista olímpico Charlie Francis, Ben Johnson adoptó la nacionalidad canadiense e irrumpió en el atletismo mundial con una destacada participación en los Juegos de la Mancomunidad de 1982.

Un año después disputó por primera vez el Mundial de Atletismo, alcanzando las semifinales. La competencia tuvo como vencedor al estadounidense Carl Lewis, dueño de la escena mundial de la disciplina, con quien Johnson construiría una gran rivalidad deportiva.

La performance del canadiense en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 puso en jaque a la corona del estadounidense. Ben Johnson obtuvo dos bronces olímpicos, uno en la prueba de 100 metros lisos y otro con el equipo de relevos.

Finalmente y tras siete derrotas consecutivas, Jonhson logró derrotar a Carl Lewis en el Campeonato de Zúrich 1985.

La carrera de Johnson, al igual que el atletismo mundial, tuvo un quiebre en el Campeonato Mundial de Roma 1987, cuando el canadiense se quedó con la máxima competencia internacional con el impresionante tiempo de 9.83 segundos.

“Big Ben” estableció un nuevo récord Mundial para los 100 metros con un registro sorprendente para la época. En declaraciones posteriores, el derrotado Carl Lewis aseguró que varios atletas consumían drogas para mejorar el rendimiento, sin dar nombres.

Un año más tarde, en los Juegos Olímpicos de Seúl, Ben Johnson se adjudicaría la medalla de Oro en los 100 metros planos superando su propio récord. Lo hizo en 9.79 segundos, marca dejó a todo el mundo perplejo.

Pero la gloria en la entonces conocida como “Carrera del Siglo” sería efímera, ya que horas después de competir Johnson fue doping positivo de estanozolol, esteroide anabólico utilizado para aumentar la masa muscular.  

Dos días después de la carrera Ben Johnson recibió una suspensión de dos años por parte de la Federación Internacional de Atletismo y fue descalificado de Seul 88, perdiendo el Oro Olímpico y el récord mundial.

Jonhson negó haber utilizado drogas para mejorar el rendimiento, sin embargo y en el transcurso de la investigación terminó reconociendo haber usado esteroides durante casi toda su carrera profesional.

Esta declaración le valió la anulación del título y récord mundial conseguido en Roma, tal como dispuso la I.A.A.F. el 5 de septiembre de 1989.

También destapó un escándalo mundial por el uso de anabólicos en el atletismo, que terminó con más atletas sancionados.

Ben Johnson regresó al profesionalismo en 1991, pero nunca recuperó su nivel y dos años después volvió a ser doping positivo, situación que le valió una suspensión definitiva por parte de la Federación Internacional de Atletismo.

Entre las actividades que realizó por fuera de la alta competencia se destaca haber sido entrenador personal de Diego Armando Maradona durante 1997.  

El 5 de septiembre de 1989 la Federación Internacional de Atletismo le quitó a Ben Johnson el récord y título mundial.

La historia también es noticia en Radio Perfil. Guion de Nicolás Ziccardi y locución de Pita Fortín.

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img