viernes, marzo 1, 2024

León Trotsky: la muerte del emblemático personaje de la Unión Soviética

Lev Davídovich Bronstein, mejor conocido como León Trotski, fue uno de los personajes más emblemáticos en la historia de la Unión Soviética. Nació en Yánovka, Ucrania, el 7 de noviembre de 1879. Pese a ser hijo de pequeños terratenientes, desde su temprana juventud participó en diversos movimientos clandestinos y de tendencia marxista. 

Hizo parte del triunfo de la revolución bolchevique y fue fundamental en la creación del ejército rojo. Pese a esto, siempre mantuvo una serie de críticas al pensamiento difundido por el líder ideológico de la revolución rusa: Lenin.

Con la muerte de este último y el ascenso de Joseph Stalin, Trotsky quedó en una posición delicada que lo obligó a exiliarse por defender la puesta práctica de un proceso conocido como “revolución permanente”.

Stalin por el contrario defendió la posibilidad de que la Unión Soviética se convirtiese en una especie de faro revolucionario que serviría de modelo a otras naciones.

Trotsky, decidió en primera instancia exiliarse al interior de su país, pero la persecución estalinista lo obligó a partir hacia el extranjero. Por ello emprendió entonces una especie de peregrinaje por Europa en el cual atacó continuamente a Stalin y sus políticas.

Enterado de un complot de Stalin para asesinarlo en cualquier país europeo, Trotsky decidió aceptar en 1936 el ofrecimiento del presidente mexicano Lázaro Cárdenas y afincarse en la nación latinoamericana.

En Ciudad de México fue recibido por la pintora Frida Kahlo y su esposo, el muralista Diego Rivera, simpatizantes de la causa trotskista. Allí arreció sus críticas en contra de Stalin y realizó un informe de cómo este había sido el principal instigador de la muerte de su hijos.

Con la muerte de este último y el ascenso de Joseph Stalin, Trotsky quedó en una posición delicada que lo obligó a exiliarse por defender la puesta práctica de un proceso conocido como “revolución permanente”.

Stalin por el contrario defendió la posibilidad de que la Unión Soviética se convirtiese en una especie de faro revolucionario que serviría de modelo a otras naciones.

Trotsky, decidió en primera instancia exiliarse al interior de su país, pero la persecución estalinista lo obligó a partir hacia el extranjero. Por ello emprendió entonces una especie de peregrinaje por Europa en el cual atacó continuamente a Stalin y sus políticas.

Enterado de un complot de Stalin para asesinarlo en cualquier país europeo, Trotsky decidió aceptar en 1936 el ofrecimiento del presidente mexicano Lázaro Cárdenas y afincarse en la nación latinoamericana.

En Ciudad de México fue recibido por la pintora Frida Kahlo y su esposo, el muralista Diego Rivera, simpatizantes de la causa trotskista. Allí arreció sus críticas en contra de Stalin y realizó un informe de cómo este había sido el principal instigador de la muerte de su hijos.

por Radio Perfil

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img