martes, junio 25, 2024

Editorial: ¡Que pique, pero que no duela!

¡Como pica!, pero qué bueno que es.

Qué especial, porque te pica pero te hace bien. Te pica pero te cura, y no saben la cantidad de propiedades que tiene.

Escuchen con atención que, si Wikipedia no miente, tenemos varios terrenos abarcados hoy.

Se utilizaba como medicamento para corregir los tumores, defectos del cuerpo y en tratamientos de parálisis causados por exceso de flema.

También se lo recomendaba como afrodisíaco, altamente beneficioso en el tratamiento de la “debilidad sexual”.​

En investigaciones médicas se ha comprobado que puede ser muy efectivo contra las náuseas causadas por los mareos en medios de transporte, así como las padecidas por las mujeres embarazadas (pero esto último no lo han podido comprobar y dudan de ello).

Afecciones gastrointestinales, parece son su fuerte​ y, por supuesto, respiratorias, como amigdalitis, asma, bronquitis, catarro, fiebre, gripe, inflamación de la garganta, entre otras.

Digamos que casi le puede robar el chiste al aloe vera, ¿lo saben?, ese que para describir la bondad de alguien afirma: “Es mas bueno que el aloe vera”.

En fín, todas condiciones positivas para una Zingiberaceas, familia de plantas herbáceas.

Algunas cualidades puedo dar fe que las tiene, otras exceden a mi consumo y experiencia cuasi documentada.  Pero lo cierto es que si, a una le hace bien, ¿porque tanta prueba no?

Por el contrario, lo que importa es lo que a cada uno le pasa con eso. Y si a quien tenemos al lado no le sucede igual, tan solo es porque es distinto. La individualidad nunca debe perderse de vista.

Vivimos en un país donde necesitamos pruebas. Digo esto y se me aparece lo delictivo. Recuerdo que, en nuestras leyes penales, todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario (y a veces ni demostrándose, están donde tienen que estar).

Pero no es solo lo delictivo sino también lo personal. De alguna manera, los teléfonos inteligentes, las computadoras, y todas las redes sociales que circulan por ahí, dejaron abierta una puerta, que mas bien es un portón, para comprobar todo, todo el tiempo.

Y ni hablar en la política. Hoy pensar en ir a votar el próximo domingo 13 de agosto, es mirar  una y otra vez todo lo que dicen; lo que hacen; lo que critican; a quien se lo endilgan. Todo tiene que ser probado, por lo menos por nosotros. Y no digo que este mal, solo quiero someterlo a vuestra consideración.

Necesitamos pruebas, necesitamos discursos reales, con convicciones bien formadas, con un archivo que resista algo aunque sea de todo lo que se dice.

La fe, en la política, terminó hace mucho tiempo; en todo caso existe un oportunismo por ideología, y siempre tenemos que comprobar aunque sea algo de lo que vemos o nos dicen.

Creo que ahí también radica la incredulidad de la que somos víctimas. Sigo hablando en terreno político: promesas, proyectos largoplacistas. Tantas cosas hemos escuchado y tan poco hemos visto, por el contrario ha sido más lo que no se ha hecho que lo que sí.

Sin embargo, quien aparece con mas ventaja es la ciencia. Ahí no hay Fe, no hay esperanza, (básicamente un Scioli no entra), ahí no hay un esperar que cambie o que resista el archivo.

En la ciencia hay ciencia, se comprueba o no se comprueba, resulta o no, funciona o no. Es análisis, es observación, es experimentación y allí vendrá el resultado.  

Hoy hablaremos mucho de esto, de la ciencia.

Falta una semana para las PASO. Falta una semana para que algo, de la incertidumbre que tenemos todos, empiece a aplacarse.

Vendrán tiempos de espera, de mas reflexión, de mas análisis y observación, pero no será ciencia, será un poco de la Fe que ya no tenemos pero que necesitamos tener.

-Pero aún no dijiste que era…

-¿Qué cosa?

-¡Lo que pica!

-Ah….eso…… ¡pica la incertidumbre!

Pica la cabeza de cada uno de nosotros los distintos testimonios de los políticos que quieren sobresalir con lo propio y enterrar al del lado al mismo tiempo.

¡Pica en el corazón ver a la Argentina como está! ¡La economía como está! ¡Pica en el bolsillo tener tanto billetes y no tener nada al mismo tiempo!

Pica el tiempo. Porque pasa muy rápido. Porque si no nos concentramos en el momento se nos escapan los lindos, los no tan lindos, los feos, en fin, se nos escapa la vida.

-¡Pero no estás respondiendo! Todo eso no tiene las propiedades que mencionaste al principio, ni las va a tener nunca lamentablemente…

-Pica… el jengibre.

Seguro muchos de ustedes o todos lo sabían.

El jengibre que pica como loco, de hecho mucho se usa para condimentar. Pero es un gran aliado en cuestiones de garganta y respiratorias.

Personalmente hiervo el jengibre y me tomo el agua, ¡Como pica!, pero si le echan miel mejora mucho.

Que la vida nos siga picando nos mantendrá despiertos, alertas, esperando el resultado favorable.

Que no nos pique demasiado al punto del rechazo, porque no será la mejor aliada.

Que nos pique lo justo y necesario para saber que está ahí, esperando ser vivida de la mejor manera posible, para con nosotros mismos y para con los demás.  

por Jorgelina Traut

Galería de imágenes

En esta Nota

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img