viernes, diciembre 8, 2023

Silvana Gómez Caje: Lo importante es generar la conexión

Por Walter Garré

Para Silvana, todo comenzó como un juego: mientras estudiaba en el colegio secundario, ayudaba a su papá como camarera en su restaurante de Palermo. Ubicado estratégicamente frente a lo que en ese momento era el com- plejo de Radio 10 y Mega, todos los sábados (y vacaciones de invierno) Silvana concurría a trabajar y llevaba pedidos a las radios. Su personalidad carismática caló fuerte y pronto ganó la simpatía de los productores y tra- bajadores del medio, que la recibían con alegría. «A veces salía un poco al aire cuando dejaba el café en la mesa. En ese momento me dí cuenta de que quería eso, pero no desde el lugar del micrófono, sino desde atrás, en la produc- ción de contenidos”, rememora.

Con el objetivo claro, se anotó en el ISER y a sabiendas de la dificul- tad para ingresar en el instituto, decidió inscribirse en dos carreras para aumentar las probabilidades. Por un lado, en guión, y por otro en dirección y producción de radio y te- levisión. Aprobó el ingreso a ambas, así que se decidió por su vocación. A medida que avanzaba fue afianzando sus contactos con la industria, y luego de egresar del ISER comenzó a estudiar Comunicación Social con orientación en Periodismo en la UNLP. Fue allí donde se enteró de una oportunidad de trabajo para una de las agencias de prensa más importantes del país (TyT Group). «Yo no sabía lo que era hacer prensa, a mí me enseñaban a redactar noticias, ensayos, no sabía lo que era un agacetilla, pero dije: ‘Bueno, ya fue, me mando’; hice la entrevista y ese mismo día quedé. Al otro día, en mi primer día oficial de trabajo tuve el show de U2 y así empecé a entrar en el mundo de la prensa”.

Trabajó en la prensa de los shows de Ed Sheeran, U2, Nick Cave, Stevie Wonder, The Rolling Stones, Rod Stewart, Bon Jovi, Madonna, Britney Spears, Foo Fighters, Roger Waters, Coldplay, The Cure, Red Hot Chili Peppers, Guns N Roses, Elton John, Pearl Jam y Limp Bizkit, entre otros.

También en festivales como Primavera Sound, Pepsi Music, Quilmes Rock, Personal Fest, Ciudad Emergente, Solid Rock, Lollapalooza Argentina y Creamfields, entre otros.

Un primer día de trabajo intenso…

Aparte fue el primer show grande en La Plata. Era un caos, la ciudad no estaba preparada para recibir tanta gente y me acuerdo de que para salir de la ciudad tardamos unas cuatro horas. Entonces ya de por sí iba a ser un hito en mi carrera porser el primer show que hice en mi vida. Ahora ya están súper acostumbrados y es parte de los estadios donde se hacen eventos, pero en ese momento era todo un acontecimiento.

¿En algún momento de la locura de esa noche pensaste en renunciar?

No, jamás. Llegué a la madrugada, muy cansada, pero como que no terminaba de entender dónde estaba. Fue un flash pero considero que siempre mantuve los pies en la tierra y trabajé en estar en eje conmigo misma para no caer en esos efímeros universos de humo en los que a veces se suele caer por trabajar en un rubro tan codiciado.

¿Cuándo caíste en la cuenta de que cumpliste tu deseo?

Cuando me lo dicen desde afuera. Ahí caigo constantemente sobre esto que tengo tan naturalizado. Me siento una privilegiada y recién hoy soy consciente de que mi rol tiene una responsabilidad que va transmutando hacia otras generaciones.

¿Como te preparas en la previa de una campaña?

Si me mandan un mail y me dicen: “En un mes salimos con un single”, me pongo inmediatamente a hacer un research si no conozco al artista, me empiezo a empapar, escucho los discos que sacó. También tengo que entender al artista, si antes puedo hablar con él está buenísimo para conocerlo. Después comienza la campaña tradicional, lo comunico a los medios y lo que trato es de expandir un poco, si tenemos la posibilidad de generar alguna acción, algún mimo; tenemos que lograr entrar al corazón del periodista para luego llegar a la audiencia».

¿En qué se diferencia la conexión que genera un periodista versus un influencer?

Son dos universos distintos: los medios tradicionales generan legitimidad, mientras que los influencers generan alcance al público objetivo. Pero vos tenés que pensar que el show no es sólo enfocado a la persona que compra el ticket: también es clave la conquista de sponsors que le dan mucha prioridad a la prensa tradicional. Yo no suelo trabajar mucho con influencers pero, cuando lo hago, suelo ser muy selectiva con los perfiles. A veces hago campañas con influencers que antes eran periodistas tradicionales.

¿Por qué creés que se dio el quiebre de que los shows pasaron de ser un lujo a una necesidad?

En pandemia se habló mucho de que las personas emocionalmente se vieron tan expuestas a un peligro extremo como la muerte que ahora viven la vida o disfrutan los lujos de otra manera. Ir a un show en Argentina es un lujo, pero también es una necesidad. Yo soy melómana, a mí me encanta la música. Lo que sentís vos en el show es como lo que te genera viajar, te llena de serotonina. Además, cuando no existían las redes sociales, la conexión con el artista no era tan cercana: hoy tenés a La Joaqui o a Tini hablando de salud mental, hablando de cosas terrenales, que conecta con el público. A mi me da la sensación de que en cierto punto, el fan conecta con el artista de esa forma. Entonces, como ese acercamiento tan poderoso se da desde la virtualidad, después necesitás esa concreción en el show, esa cita real y física.

¿Cómo te reinventaste como prensa después de dejar la agencia y pasar a trabajar por tu cuenta?

Se dio una transición re linda en ese momento cuando dejé de trabajar con Tuti Tutehin [fundador de TyT Group, con el que trabajó sus primeros 10 años en la prensa] y DF Entertainment me ofreció continuar con la prensa de los shows que trabajaban; fue una transición amable. Y ahí, cuando las personas que me conocían de antes se fueron enterando que yo estaba trabajando de forma independiente, me empezaron a caer los trabajos.

En cuanto a Lollapalooza, ¿qué es lo que más destacás y lo que aprendiste?

Trabajé en toda la historia de Lollapalooza, en diferentes áreas. Lo bueno que destaco de todos los Lo- llapalooza desde que empecé hasta esta última edición es haber jugado en todos los terrenos de la cancha. Empecé en acreditaciones y gracias a eso conocí a todos los periodistas, productores, fotógrafos, equipos de TV… Fui armando mi vínculo con los medios. Después pasé a la sala de prensa, luego a las áreas que implican acompañar a los fotógrafos a los vallados, después a la coordinación de entrevistas en backstage y, finalmente, tomé la posta al 100% de la prensa de Lollapalooza, coordinar a todo el equipo de prensa.

Entonces, aprendí un montón de cosas, porque si vos realmente querés llegar hoy a liderar un equipo, tenés que laburar en todas las áreas.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img