lunes, julio 22, 2024

Sateliot va a lanzar el primer satélite de la historia bajo un estándar 5G. De Barcelona al espacio

De Sateliot ya hablamos hace mucho tiempo. Es una de las empresas más prometedoras en materia satelital, nació en Barcelona y está a punto de hacer historia lanzado el primer satélite bajo el estándar 5G, tal y como prometieron en la entrevista que hicimos a Jaume Sanpera, su CEO, en abril del año pasado.

Un año después, este nanosatélite será lanzado con la idea de empezar a ofrecer cobertura 5G para el Internet de las Cosas. Una de las empresas con las que tiene contratados los servicios que proporcionará este nanosatélite de baja órbita, conocido como The Groundbreaker, es Telefónica.

A bordo de un Falcon 9 desde California

The Groundbreaker viajará al espacio a bordo de un Falcon 9 de SpaceX, lanzado desde la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. Ya en su momento, Sanpera nos explicó que el estándar 3GPP 5G NB-IoT NTN Release 17 era el primero que contemplaba la conectividad satelital, algo que en definitiva motivó la creación de Sateliot.

La idea es continuar lanzando nanosatélites —cinco más en lo que queda de año— para ir ampliando su cobertura hasta lograr alcanzar los suficientes para poder proporcionar conectividad satelital en tiempo real para cualquier uso.

La semántica de “en tiempo real” depende del uso que se le vaya a dar. Un nanosatélite ofrece cobertura global, pero solo durante dos instantes cada día. Ir añadiendo más nanosatélites permitirá ir recortando la latencia, y por tanto, aumentar los casos de uso que se pueden beneficiar de esta cobertura, cuyo gran beneficio es que no requerirá dispositivos adaptados a la conectividad satelital, sino que sirve con cualquiera 5G, al contrario de lo ocurrido hasta ahora.

Los planes de Sateliot pasan por llegar a los 64 nanosatélites en 2024 y a 250 en 2025, una cifra que catalogan como “casi tiempo real“. En logística marítima, el tiempo real se considera una vez cada dos horas para registrar la posición exacta de un buque. En un entorno como el agrícola, puede ser suficiente con una vez cada cuatro horas. A mayor número de satélites, más frecuencia de actualización.

Mucho más adelante queda la intención de ofrecer conectividad en tiempo real para que las operadoras que utilicen a Sateliot puedan presumir de “cobertura global”. Allá donde no lleguen sus propias antenas, sus clientes podrán usar la cobertura satelital para permanecer conectados, al menos de una forma básica. Las operadoras pagarían a Sateliot de la misma forma que pueden pagar a otra teleco por un servicio de roaming. El modelo de negocio de Sateliot pasa por precios bajos compensados por el volumen.

Para ese escenario todavía queda, pero durante el mes de abril será lanzado el primer nanosatélite que empezará a hacer posible el plan del que su CEO nos hablaba justo hace un año. En una primera fase que durará años, limitándose a la conectividad de objetos, eso sí. “Sateliot entra en una nueva dimensión, tanto desde el punto de vista tecnológico como comercial”, explica Sanpera. Lo seguiremos de cerca.

Imagen destacada | Sateliot.

En Xataka | Hemos cubierto la órbita de la Tierra de satélites. Nuestro próximo destino es la Luna: así es el proyecto Parsec.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img