domingo, febrero 5, 2023

Sergio Massa: “Mi responsabilidad es poder decirle al ciudadano de a pie que vamos a salir adelante”

En la primera entrevista larga desde que asumió la responsabilidad de estabilizar la economía y bajar la inflación, el superministro de Economía y Producción, ponderado por los empresarios más relevantes de la Argentina, hace un análisis de sus primeros meses de gestión, las expectativas y los desafíos para un 2023 que proyecta crecimiento económico, cumplimiento de metas y acumulación de reservas.

El índice de inflación de dos meses consecutivos se colocó por debajo de cinco, ¿esa idea de llegar por debajo de tres en abril la ves más posible? 
Con el tres adelante en abril, porque a medida que pasan los días es como que me van corriendo el arco. Estoy tratando de hacer pocas entrevistas, entre otras cosas porque creo que es tiempo de hablar con hechos, no con palabras. Y me parece importante tener la oportunidad, en una entrevista larga, de hacer un resumen de estos casi cuatro meses y medio, pero me parece que es momento de hacer y no de hablar tanto. Por eso estoy un poco esquivo con las entrevistas. Cuando asumimos planteamos cuatro pilares. 

Tu primera entrevista como ministro de Economía, hiciste alguna televisiva pero más corta. 
Sí, e hice alguna entrevista de radio o televisiva cortita, pero entrevista larga no. 

Vamos a sacarte el jugo entonces.
Vamos a tratar de contarle todo a la gente. Primero, el objetivo que nos pusimos fue cada 75 días, básicamente… 

Cada mes y medio bajar un punto.
Dos meses y medio. 

Dos meses y medio bajar un punto. 
Exactamente, ese fue el objetivo que nos pusimos. Arrancamos con la inflación que estaba en 7,4% y en los primeros sesenta días estacionamos en el 6% 6,4%, 6,3%. Aspirábamos a que noviembre y diciembre se estacionaran con el 5%. Y en enero tratar de estacionar alrededor del 5%. El número de noviembre nos llamó la atención porque se produjo sobre todo en alimentos y en indumentaria, que fueron los dos acuerdos más importantes que cerramos, una desaceleración muy fuerte. Eso, de alguna manera, nos permite mostrar que noviembre termina con 4,9% y que diciembre, de acuerdo a la proyección de la Secretaría de Programación Económica, estaría también con el cuatro adelante. Vamos a ver cuando el Indec publique. 

Dentro de dos meses y medio tendría que bajar un punto y por lo tanto estaría con un tres adelante. 
El objetivo es poner el tres adelante en abril. 

Que serían más o menos dos meses y medio, tendrías enero, febrero y mitad de marzo. 
Claro. Sobre todo porque marzo, estacionalmente, es un mes complejo en el que tenemos que empezar a trabajar ya, empezamos a trabajar en canasta escolar, empezamos a trabajar en lo que es escuelas, empezamos a trabajar también en lo que es el sendero de paritarias. Estamos ya avanzando con las primeras paritarias textiles, colectiveros y bancarios. En paralelo estamos con el programa financiero, y además con el programa con el que seguimos adelante, de fortalecimiento, de acumulación de reservas. Cerramos con el récord de acumulación de reservas desde que arrancó nuestro gobierno. Cerramos además con un número muy por encima del programa con el Fondo respecto de las reservas de libre disponibilidad. Cumplimos la meta fiscal, cerramos en el 2,5% el déficit fiscal, una cosa que era muy difícil porque cuando arrancamos la gestión el gasto estaba 12,6% por arriba de la inflación, el gasto real. Y era realmente muy complicado poder imaginar o avizorar un escenario en el cual, sin que falten vacunas, sin parar la obra pública, siguiendo adelante con las viviendas, siguiendo adelante con las computadoras o las notebooks de educación, pudiéramos llegar a este objetivo. Hicimos mucho orden. La decisión de unificar agricultura, energía, minería, economía del conocimiento, por lo que representa el desafío económico global y la geopolítica, más hacienda, finanzas, comercio interior y comercio exterior, todo en un único ministerio, nos dio la posibilidad de poder trabajar junto con Industria y junto con el área de inversión en economías regionales, en un programa que nos permitiera bajar la inflación, o empezar a bajar la inflación. La inflación, a mi gusto, todavía es alta. Mantener el nivel de actividad del crecimiento del producto de este año va a estar muy por arriba de los cuatro puntos, los tres puntos y medio que le proyectaron la mayoría de consultores económicos y organismos internacionales a la Argentina. Muy por encima, solo basta con mirar el nivel… 

Más del 5%. 
Va a estar bastante arriba del 5%. Y de alguna manera, además con consumo manteniéndose, tuvimos en octubre un mes en el que la sociedad se cansó de convalidarles cualquier precio a aquellos que, sobre la base de que se cubrían en dólares, tiraban cualquier precio a la góndola, la sociedad en algún punto dijo basta, los consumidores dijeron basta. Me parece que eso muestra la recuperación de noviembre y diciembre con los niveles de consumo manteniéndose, con el nivel de actividad creciendo. Capacidad instalada en parques industriales, Argentina está en 70%, histórico, en el nivel de actividad promedio está arriba de 68% en capacidad instalada. Tuvimos crecimiento del nivel de actividad contra noviembre del año pasado y contra octubre, así que se puede pelear contra la inflación y ordenar el gasto sin enfriar la economía y plantear ajustes dolorosos. 

Llegás a abril con un tres delante, proyectás ese tres delante: analizado daría algo así como 50%. 
Sí, un poquito menos el tres anualizado. 

Probablemente, cuando tengas un poquito más el primer trimestre, la proyección de 2023 dé cerca de eso, y tenés que optar entre un poco más de inflación y un poco más de crecimiento, o un poco menos de inflación y un poco menos de crecimiento. Algo que en cada momento de la historia puede ser distinto, no digo que siempre sea mejor una cosa que la otra, ¿qué creés que sería mejor para la sociedad argentina? 
Es que en realidad el problema es, primero, qué tenés alineado. Cuando tenés mal alineados los incentivos, te generan fenómenos de carry trail. Cuando tenés bien alineados los incentivos, la tasa de interés positiva, el tipo de cambio o el pass-through atrás de la tasa de interés y la inflación atrás del pass-through y de la tasa de interés, vas recuperando competitividad sin necesidad de plantear ese dilema. La economía argentina todavía tiene margen para crecer en volúmenes de consumo, en volúmenes de producción. Y depende centralmente de otro problema que no aparece hoy en la agenda, pero que el año que viene, o este año, vamos a tener que enfocar muy fuertemente, que es el acceso al crédito. Las tasas altas, la inflación alta y la caída del salario real, recordemos que en la era Macri cayó diecinueve puntos, después con la pandemia cayó cinco puntos más, logramos este último semestre un proceso de recuperación del ingreso de casi 2,9 en salario formal, pero todavía falta. Me parece que ahí lo que nos está faltando es una política más agresiva para la pyme, y para el consumidor final de crédito. Basta con mirar qué pasó con celulares y calzado deportivo. Cambiamos el régimen de crédito, lo establecimos en 12 cuotas con el Ahora 12 con tasa fija para el consumidor. El crecimiento de celulares y calzado diciembre contra noviembre, en diciembre da un crecimiento de casi un 40% de consumo desestacionalizando el tema de las fiestas, o sea, previo a la compra navideña. Evidentemente, Argentina lo que tiene es un problema a resolver que es mejorar el volumen de crédito contra producto de sus consumidores y de sus empresas, eso es porque no tenemos moneda. Para tener moneda necesitamos acumular reservas, y para acumular reservas tenemos que tener competitividad exportadora y además agresividad en la búsqueda de dólares a la hora de fortalecer las reservas del Banco Central Argentino. 

Escuchá la etnrevista completa en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img