domingo, abril 21, 2024

El retorno de Egipto: Doble Trinidad

Por Gustavo Tudisco (Investigador del MIFB)


El retorno de Egipto – Doble Trinidad. Taller no identificado. Cusco, primera mitad del siglo XVIII.

Con el surgimiento de las reformas protestantes, la Iglesia Católica debió desarrollar diferentes estrategias para la defensa de sus dogmas como el de la Santísima Trinidad. Una de ellas fue la promoción de la figura de san José como padre nutricio de Jesús, pues se interpretó a la Sagrada Familia como Trinidad Terrena, reflejo de la Trinidad Celestial.

El anciano rústico del mundo medieval se transformó, para el arte barroco, en un adulto joven y vigoroso. A partir de las composiciones de Rubens, el pasaje evangélico del Retorno de Egipto fue utilizado plásticamente para relacionar ambas trinidades. El cuadro perteneciente a la colección del museo se aparta de los lineamientos rubensianos, para resaltar la idea de Paraíso en la tierra, no sólo a través del paisaje, sino, particularmente, de las flores que invaden la composición.

María lleva caléndulas en su mano y en su manto que, a partir de los escritos de san Ildefonso en siglo VII, son símbolo de su Virginidad Perpetua. La rama de azucenas que sostiene José representa la castidad, idea que se replica en los lirios estilizados de su manto, símbolos de pureza. La túnica del Niño Jesús presenta flores que por color y formato se asemejan a la pasiflora o maracuyá, flor sudamericana, transformada en emblema de la Pasión desde la Evangelización.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img