sábado, enero 28, 2023

Un poco de audacia

Por Patricio López Méndez (curador MIFB)

El 28 de junio de 1914, un hecho aparentemente aislado como el asesinato del heredero al trono austrohúngaro disparó una red de alianzas, desencadenando la Gran Guerra que arrastraría a Europa, África, China, el Pacífico, Medio Oriente y América. Fue el fin de un largo sueño idealizado y el brusco despertar a la cruda realidad. Mientras los hombres pelearon en el frente, muchas mujeres, sin distinción, se vieron obligadas a sumarse a las que ya lo hacían por necesidad, cubriendo los espacios de trabajo de sus padres, maridos e hijos.

La moda respondió a esta nueva situación de mujeres activas en todo tipo de tareas, aún las más duras y exigentes. Paul Poiret las redimió de su peor tortura, el corset. Isadora Duncan enseñó a bailar libre y semidesnuda y los Ballets Russes de Diaghilev desarrollaron un nuevo lenguaje con el cuerpo. Coco Chanel y Madeleine Vionnet diseñaron trajes sencillos, prácticos, con el talle a la cadera, acortando las faldas de mujeres audaces que fumaban, manejaban autos, practicaban deportes y ahuyentaban la tuberculosis tomando baños de sol. 

A la fuerza, los bañadores se redujeron a un pantalón corto y una camiseta sin mangas o una sola pieza como los norteamericanos Jatzen, tejidos en lanilla, más reveladores cuanto más mojados y con escasas diferencias de género. Y, si algo le faltaba a la mujer por equiparar al hombre, comenzaron a luchar por el voto y para 1925, todas cortaron sus melenas a la Garçonne.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img