martes, enero 31, 2023

Fitbit Sense 2, análisis: el nuevo smartwatch de Fitbit mide tan bien el estrés como pasos da hacia atrás

Fitbit ha vuelto a la carga. Tras ser comprada por Google, la compañía vuelve al mundo de los relojes inteligentes enfocados a la salud con tres dispositivos: el más barato (Fitbit Inspire 3), el reloj para “todos” (Fitbit Versa 3) y el buque insignia, cuyo nombre es Fitbit Sense 2 y es el que hoy nos ocupa en este, su análisis.

El Fitbit Sense 2 es una revisión del modelo anterior, que también tuvimos ocasión de analizar. Como tal, llega con algunas novedades interesantes (aunque no todas están disponibles, como veremos más adelantes), mejoras en el análisis del sueño y algo más de proactividad. Hechas las presentaciones, vamos a ver qué tal se comporta.

Ficha técnica del Fitbit Sense 2

fitbit sense 2

dimensiones y peso

40,5 x 40,5 x 12,3 mm

37,64 gramos

pantalla

OLED de 1,6 pulgadas

Resolución 336 x 336 píxeles

Táctil
Always On

sensores y componentes

Sensor óptico de frecuencia cardiaca

cEDA

ECG, EDA

SpO2

Altímetro

Acelerómetro de tres ejes

Sensor de temperatura cutánea

Sensor de luz ambiental

memoria

Guarda todos los datos de tus movimientos durante siete días, minuto a minuto

Guarda los totales diarios de los últimos 30 días

Almacena datos sobre la frecuencia cardiaca en intervalos de un segundo durante la monitorización del ejercicio y de cinco segundos el resto del tiempo

conectividad

Bluetooth 5.0

Wifi (desactivado, no se puede encender)

Chip NFC

GPS integrado + GLONASS

batería

Hasta seis días

Carga rápida

resistencia al agua

5 ATM

salud

Análisis continuo de las respuestas de tu cuerpo

Notificaciones de situaciones estresantes

Aplicación Escáner EDA para la gestión del estrés

Estados de ánimo

Nivel de gestión del estrés

Sesiones de respiración

Monitorización del sueño

Perfil del sueño

Despertador inteligente

Spo2

Notificaciones de ritmo cardíaco irregular

ECG

Frecuencia cardíaca en reposo

Avisos de frecuencia cardíaca elevada o baja

Frecuencia respiratoria

Índice de glucosa en sangre

Salud menstrual

Deporte

Monitorización de frecuencia cardíaca

Nivel de recuperación diario

Minutos en zona activa

Varios modos de ejercicio

Nivel de estado físico cardiovascular

Monitorización automática del ejercicio

requisitos medioambientales

Temperatura de funcionamiento: de -10 a 45 °C

compatibilidad

iOS 14 o superior

Android 10 o superior

otros

Motor de vibración

Altavoz (75 dB SPL @10 cm)

Micrófono

Alexa

precio

299,95 euros

Fitbit Sense 2, el smartwatch avanzado que te ayuda a cuidar tu salud y forma física, con GPS integrado, funciones de salud avanzadas, hasta 6 días de batería y compatible con Android e iOS

Diseño: vuelve el botón (bien)

Fitbit Sense 2 19

Como siempre, comenzamos repasando el diseño. A efectos prácticos, tanto este como el modelo anterior se ven iguales. Ahora bien, hay una diferencia fundamental y que sí marca la experiencia de uso y es el peso. El modelo anterior pesaba casi 50 gramos, pero esta nueva versión se queda en poco menos de 38 gramos. Son casi 12 gramos y sí, pueden no parecer muchos pero se notan.

En cuanto a materiales, la caja de 40 milímetros del Fitbit Sense 2 está hecha de aluminio, pero incorpora un marco metálico en la zona superior donde se encuentra el escáner EDA. Es un viejo conocido, pero ahora se ha mejorado ligeramente. Luego hablaremos de ello, sigamos repasando el diseño.

Fitbit Sense 2 9

Ese marco metálico es el escáner cEDA.

Una de las cosas que no nos gustaron demasiado del Fitbit Sense fue que se deshizo del botón para apostar por un sensor sensible a la presión. No funcionaba demasiado bien y no era cómodo. Pues se acabó. Cuando algo funciona, mejor no tocarlo, así que Fitbit ha recapacitado y vuelto a implementar un botón físico en la zona izquierda que no clickea, tiene buen recorrido y, en definitiva, funciona estupendamente.

Que esté en la parte izquierda o derecha es otro tema. A mí, personalmente, me gustan los botones en el canto derecho porque son más fáciles de usar con el dedo índice. El pulgar, en ese caso, queda para hacer de soporte. En el Fitbit Sense 2 tenemos que usar el dedo pulgar para interactuar con el botón y muchas veces parece que estamos usando un cronómetro. Tiene cierto sentido, en tanto que es un reloj deportivo, pero a mí, personalmente, me gustan los botones en la parte derecha. Una nimiedad, pero no quería dejar de comentarlo.

Fitbit Sense 2 18

Otro cambio estético que tenemos está en la ubicación de los micrófonos. En el Fitbit Sense estaban a la derecha, junto al altavoz. En el Fitbit Sense 2, en la parte derecha encontramos solamente el altavoz, ya que los micrófonos se han movido al canto izquierdo, a los lados del botón. Los micrófonos los usaremos para interactuar con Alexa, y solo con Alexa, ya que la función para responder llamadas llegará más adelante (como otras tantas cosas).

En la parte inferior tenemos el sensor de ritmo cardíaco con sus correspondientes LEDs verdes, el pulsioxímetro con sus LEDs rojos e infrarrojos y el sensor de temperatura de la muñeca. También encontramos la base de carga inalámbrica con los cuatro pines. Con el modelo anterior, Fitbit se deshizo de la pinza de carga y en este modelo sigue esa (acertada) senda.

Fitbit Sense 2 7

Un apunte antes de seguir: si tienes un cargador de Fitbit Sense o Versa 3 puedes usarlo sin problema. Ahora bien, si vienes de un dispositivo anterior al Fitbit Sense / Versa 3, te vas a encontrar con un cargador que no podrás reaprovechar en el Fitbit Sense 2.

Dicho eso, la correa. El Fitbit Sense 2 incluye dos correas, una pequeña y otra grande. La pequeña se ajusta a muñecas de entre 129 y 175 mm, mientras que la grande es para muñecas de entre 158 y 209 milímetros. Muy mal se nos tiene que dar para que no nos encaje una de las dos, pero si queremos cambiarlas habrá que usar una de las fabricadas por Fitbit o una correa que esté diseñada para este dispositivo, ya que los enganches son propietarios.

Fitbit Sense 2 20

La correa está hecha de TPU y es estupenda. Me recuerda muchísimo a la del Fitbit Sense, en tanto que es suave y agradable. Es una muy buena correa que ha respondido bien cuando hemos sudado y que ha resultado ser realmente cómoda. Salvo por una cuestión estética, no tendría motivos para cambiarlas a bote pronto. La hebilla, por su parte, nos ha parecido resistente y robusta.

En resumidas cuentas, el Fitbit Sense 2 trae cambios interesantes, como el botón y el peso reducido, pero a efectos prácticos recuerda mucho al Fitbit Sense. Y eso es bueno, porque es un reloj cómodo, versátil y al que es difícil sacarle aspectos negativos.

Pantalla: sin novedades

Fitbit Sense 2 21

En lo que concierne a la pantalla, no encontramos demasiados cambios, por no decir que estamos ante prácticamente la misma pantalla que el modelo anterior. Sobre el papel, es un pelín más grande, pero la realidad es que en mano se siente exactamente igual.

¿Qué quiere decir eso? Que tenemos un panel AMOLED con las esquinas redondeadas, como el modelo anterior. Eso está bien, simple y llanamente. Es cierto que el frontal del reloj se podrían haber aprovechado un poquito mejor, pero se entiende que en este caso no sea así, ya que en algún lugar hay que meter el escáner EDA.

Fitbit Sense 2 2

La pantalla se ve estupendamente a plena luz del día, incluso con el sol incidiendo de forma directa. Disponemos también de pantalla Always On que yo, personalmente, prefiero llevar apagada por una cuestión de batería. Algo que he notado es que las huellas se quedan un poquito menos marcadas que en la generación anterior, aunque siguen siendo visibles.

El reloj nos ofrece brillo automático, que funciona rápido, aunque también nos permite configurar el brillo a nuestro gusto (atenuar, normal y máximo). Ante la duda, yo recomiendo dejar el brillo automático porque lo dicho, detecta bien los cambios en el ambiente y adapta el brillo con precisión. Minipunto para Fitbit (porque sorprende que, a estas alturas, todavía haya relojes sin brillo automático).

Algo que nos ha gustado de la pantalla es lo bien que funciona el brillo automático

La pantalla se puede encender pulsando el botón o haciendo el gesto de mirar la hora, lo que más nos guste. Es algo convencional y a lo que ya estamos acostumbrados. Ahora bien, no entiendo que no se pueda apagar la pantalla poniendo la palma de la mano encima. La única forma de apagar la pantalla es hacer el gesto de mirar la hora a la inversa. Es un poco raro.

Watchfaces

Finalmente, y en lo referente a watchfaces, hay un montón de opciones disponibles en la app de Fitbit. Debo reconocer que no son ni las más bonitas ni las más llamativas y que, como la que viene preinstalada, pocas. Cuestión de gustos, al fin y al cabo.

Rendimiento: aquí faltan potencia y funciones

Fitbit Sense 2 3

Hay tantas cosas que abordar en este apartado que no sé ni por dónde empezar. Recuerdo que el Fitbit Sense me gustó mucho. Ofrecía muchas funciones, un buen rendimiento, una interfaz muy lograda, versatilidad, opciones premium interesantes… Todo eso parece haberse esfumado en el Fitbit Sense 2.

Empecemos por el principio. El Fitbit Sense 2 es compatible con iOS y Android a través de la app de Fitbit, disponible en Google Play y App Store. Nosotros, para este análisis, hemos usado el reloj conectado a un iPhone 14 Pro y, en este preciso momento, no debería haber muchas diferencias a la hora de conectarlo a un iPhone o un Android.

A pesar de que Fitbit es una marca de Google, el Fitbit Sense 2 sigue optando por el sistema operativo de Fitbit en lugar de Wear OS

A pesar de que Fitbit es parte de Google, el Fitbit Sense 2 no tiene Wear OS, sino la nueva versión de Fitbit OS. Esta tiene una interfaz renovada (otra vez) que muestra mejor la información y los ajustes gracias a que la información se dispone en forma de pastilla. Es todo más accesible e intuitivo, que no es poco.

Fitbit Sense 2 18

El reloj tiene Bluetooth y WiFi, pero el WiFi está desactivado. Y aquí empiezan las pegas y las cosas que no entendemos. ¿Por qué el WiFi está desactivado? Porque hasta ahora, Fitbit había usado el WiFi para las actualizaciones de firmware y el almacenamiento de música. Ahora, el Fitbit Sense 2 se actualiza por Bluetooth y, ojo, no ofrece almacenamiento de música.

No solo eso, sino que no tiene aplicación de Spotify, Deezer y compañía. Nada. Es que no es compatible, directamente. Pero va a más, porque es que tampoco nos permite controlar la reproducción de la música que esté sonando en el móvil. Todo esto se ha ido y es algo que no terminamos de comprender.

Fitbit Sense 2 14

Algo que también se ha perdido en este reloj es Google Assistant (siendo una marca propiedad de Google, ojo). En el Fitbit Sense podíamos elegir si queríamos Google Assistant o Alexa, pero en el Fitbit Sense 2 solo tenemos Alexa. Que no está mal, porque Alexa es un asistente realmente potente y capaz, pero… ¿dónde está Google Assistant en un dispositivo de una marca de Google que, se supone, debería integrarse en el ecosistema de Google? Ah, sí, en el Pixel Watch.

Por otro lado, una de las bondades del Fitbit Sense es que tendrán Google Maps y Google Wallet. Y hablamos en futuro, sí, porque en este momento ninguna de las dos apps hace acto de presencia. Me encantaría hablar de su rendimiento porque son las dos grandes bondades de este reloj, pero habrá que esperar para ello.

Google Maps y Wallet, dos de las grandes novedades del Fitbit Sense 2, todavía no están disponibles

Las notificaciones siguen siendo un mirror de lo que aparece en el móvil (al menos en iOS), ergo no se pueden responder.  Podemos consultar su contenido y borrarlas, pero poco más. En Android, sin embargo, sí es posible responder con respuestas predeterminadas o mediante un sistema de voz a texto. En cuanto a las llamadas, podemos aceptarlas o rechazarlas, pero no responder por el altavoz del reloj como podemos en un reloj de Samsung o un Apple Watch. Esa función, efectivamente, llegará más adelante.

Fitbit Sense 2 5

En resumidas cuentas, y en lo que a funciones de reloj inteligente se refiere, nos encontramos con un dispositivo que, en pocas palabras, es inferior al modelo anterior. Google parece haber descuidado el Fitbit Sense 2 y limitado sus funciones, haciendo que, a diferencia del modelo anterior, se acerque más a una pulsera cuantificadora que a un smartwatch.

A todo ello hemos de sumarle una fluidez mejorable. No solo hay cierto lag al moverse por la interfaz, sino que los tiempos de apertura de las aplicaciones son eternos. Para que nos hagamos una idea, entre que pulsas el icono de “Ejercicio” y se carga la app pasan nueve segundos. Los ajustes tardan tres segundos en abrirse, al igual que el tiempo. Hay margen de mejora aquí.

Fitbit Sense 2 12

Dicho lo cual, hablemos de salud y hagamos un apunte. El Fitbit Sense 2 incluye seis meses de Fitbit Premium que hemos aprovechado para hacer este análisis. Es posible que algunas funciones o capturas que veamos más adelante no estén disponible sin la suscripción, pero hemos optado por ponerlas porque, al fin y al cabo, es lo que se va a encontrar el usuario que compre el reloj.

El Fitbit Sense 2 es un wearable muy enfocado al estrés y la salud mental. En ese sentido, el escáner cEDA es su principal punto fuerte. Este escáner es un sensor de actividad electrodérmica continua (de ahí la “c” de cEDA) y ya lo conocemos de la generación anterior. Básicamente, este sensor mide pequeños cambios eléctricos en la piel, algo que, de acuerdo a Fitbit, sirve para entender cómo responde nuestro cuerpo ante determinadas situaciones.

Gestión del estrés.

Gestión del estrés.

Esto no es nuevo. Ya lo teníamos en el Sense y ahora vuelve, pero lo hace de forma más proactiva. Antes tenías que ser tú el que, manualmente, fuese a la aplicación, se hiciese el test y dijese cómo se sentía (estresado, alegre, en calma…). Ahora es el propio reloj el que detecta estas situaciones de estrés. Y lo hace realmente bien, aunque con un pelín de retraso.

Por ejemplo, estos últimos días han sido un poco caóticos y he pasado por varias situaciones bastante estresantes. Pues era muy curioso ver cómo el reloj respondía a estas situaciones preguntándome cómo me sentía. Es decir, el reloj detectaba esos cambios en mi estado anímico y me ofrecía la posibilidad de registrar cómo me encontraba y de hacer algo para calmarme, como una sesión de mindfulness o caminar.

Fitbit Sense 2 16

¿Problema? La notificación llega con un poquito de retraso, entre 20 y 30 minutos más o menos. Es “gracioso” ver al reloj preguntarte cómo te sentías entre las 11:15 y las 11:30 porque es como “pues mira, me encontraba más estresado que Doraemon pasando por aduanas, pero ahora estoy mejor. Gracias por preguntar”. Bromas aparte, funciona realmente bien. La ejecución no es la mejor, porque todo sea dicho, si estoy estresado no me voy a parar a decirle al reloj que estoy estresado, pero funciona, y eso es lo importante.

¿Y por qué funciona? Porque te ayuda a detectar las situaciones que te estresan y, sobre todo, cómo te afectan. Llevar el registro depende en gran parte de nuestra voluntad de hacerle caso al reloj y a sus notificaciones, pero si le ponemos cierto empeño puede que consigamos entendernos un poco mejor y aprendamos a identificar situaciones estresantes. Esto nos ha gustado mucho.

Análisis del sueño.

Otro aspecto que destaca en el Fitbit Sense 2 es el análisis del sueño. Fitbit siempre ha sido buena analizando el sueño y ahora repite la jugada. El informe generado por la aplicación es realmente completo y, ahora, se completa con los perfiles de sueño (función Premium) y con la detección de ronquidos (otra función premium que, por desgracia, no funciona).

El perfil de sueño se genera una vez hemos llevado el reloj al menos 14 noches y tiene en cuenta diez métricas, como el sueño profundo, el tiempo antes del sueño profundo, las noches con despertares prolongados, etc. Este análisis se hace de forma mensual y se resume en un animal durmiente. Hay seis animales y su objetivo es ayudarnos a entender cómo dormimos y visualizar los cambios a lo largo del tiempo. Muy chulo, sin duda.

Frecuencia cardíaca.

Frecuencia cardíaca.

Por otro lado, el Fitbit Sense 2 mide nuestra frecuencia cardíaca en tiempo real y las usa para determinar cuánto tiempo hemos pasado en las zonas activas. De la misma forma, usa la variabilidad de la frecuencia cardíaca, el sueño y la actividad para decirnos nuestro estado de recuperación y si estamos listos o no para volver a hacer deporte.

Electrocardiograma

Electrocardiograma.

A ello hemos de sumarle el electrocardiograma, que está disponible desde ya y nos permite conocer nuestro ritmo sinusal y generar un informe en PDF que podemos enseñar a nuestro médico. Sabiendo, por supuesto, que el Fitbit Sense no es un dispositivo médico y que, ante cualquier duda, hemos de acudir al médico.

En cuarto lugar hemos de hablar del pulsioxímetro, encargado de medir el nivel de oxígeno en sangre que, desgraciadamente, solo funciona de noche. No hay forma humana de hacerse un test SpO2, sino que solo podremos acceder al nivel de oxígeno en sangre durante la noche.

Temperatura cutánea.

Temperatura cutánea.

Finalmente, cabe destacar el sensor de temperatura cutánea. Como el Apple Watch Series 8, este sensor, que ya estaba en el Sense original, mide las variaciones de la temperatura de la piel durante la noche. Ojo, la de la piel, no la del cuerpo. Para eso necesitaríamos un termómetro. ¿Para qué nos sirve esto? Pues… es una excelente pregunta.

Fitbit dice que la temperatura cutánea varía de una noche a otra y puede deberse a la la temperatura ambiente, a la ropa de cama, al ritmo circadiano, al ciclo menstrual o a la aparición de fiebre. Y ya está. ¿Cómo me afecta esto? ¿Qué significa que la temperatura haya subido o bajado con respecto al valor de referencia? No termina de quedar claro.

En resumidas cuentas, estamos ante un reloj que en lo estrictamente relacionado con la salud es muy completo, pero que nos ha dejado con un sabor de boca un poco amargo debido a su falta de fluidez y a todas las funciones que han desaparecido.

Hacer deporte con el Fitbit Sense 2

Fitbit Sense 2 11

Pasamos así a hablar del deporte. El Fitbit Sense 2 nos permite analizar 40 modos de ejercicio y es sumergible a 50 metros, por lo que podemos usar tanto para nadar como para correr o jugar al tenis. Yo juego al pádel y no hay modo de pádel, pero es una batalla que, a estas alturas, ya he dado por perdida.

Cuando hacemos ejercicio, el reloj genera un informe cuya complejidad dependerá muchísimo del deporte que hayamos hecho. El informe del tenis es realmente parco en detalles, mientras que el de una caminata o una carrera es bastante más completo y ofrece más información. Sobra decir que no podemos controlar la música mientras hacemos ejercicio, como comentamos antes.

Informe de un entrenamiento de pádel.

Informe de un entrenamiento de pádel.

Los sensores son precisos y los datos se presentan de forma digerible, demostrando así que el Fitbit Sense 2 no está pensado para deportistas de élite, sino para usuarios menos avanzados que quieran tener más información o, en su defecto, generar mejores hábitos. Además, todo el lote de información deportiva se completa con la recuperación diaria, ofreciendo así una visión más completa.

Informe GPS.

Lo que no nos ha convencido del todo es el GPS. Es cierto que guarda la ruta y que se puede seguir sin problema en el mapa, pero hay desvíos bastante serios incluso en zonas abiertas. Además, tarda bastante tiempo en fijarnos, aunque después la señal es robusta y no se pierde. En cualquier caso, habría agradecido algo más de precisión.

Batería: cinco días de autonomía

Fitbit Sense 2 1

Llegamos al final, no sin antes detenernos a hablar de la autonomía del Fitbit Sense 2. La compañía no ha desvelado el amperaje de la batería, sino que se ha limitado a decir que es capaz de aguantar hasta seis días. En mis pruebas, la cifra es cercana, pero no exacta y, además, dependerá muchísimo de cómo usemos el reloj.

En mi caso, llevando el reloj conectado al móvil todo el día, con todos los sensores funcionando, recibiendo notificaciones, llevándolo para dormir y habiendo monitorizado dos entrenamientos de pádel de una hora, el reloj ha durado cinco días. Cabe destacar que, durante este tiempo, el uso del GPS ha sido escaso.

Con un uso moderado el Fitbit Sense 2 es capaz de aguantar hasta cinco días

Si explotamos el GPS un poco más y, además, activamos la pantalla Always On, podemos esperar que la autonomía se reduzca y no precisamente poco. Es algo a tener en cuenta si sois corredores u os gusta hacer deportes al aire libre o de montaña.

En cuanto al cargador, el Fitbit Sense 2 se vale de una base de carga que hay que encajar en la posición correcta en la base del mismo. Tarda en cargarse alrededor de dos horas, que no es la carga más rápida, pero se compensa con una autonomía de prácticamente una semana.

Fitbit Sense 2, la opinión de Xataka

Fitbit Sense 2 6

Hablo a título personal: no entiendo el Fitbit Sense 2. Dejando de lado las cosas positivas, como la vuelta del botón, la comodidad, la pantalla, la gestión del estrés y del sueño, el reloj se siente como no uno, sino varios pasos hacia atrás con respecto a la generación anterior.

El Fitbit Sense 2 ha perdido un montón de funciones. Como smartwatch, es menos completo que su antecesor. Es cierto que tiene un montón de funciones de salud incorporadas que, desgraciadamente, van a depender de tener Fitbit Premium para exprimirlas por completo, pero cosas como Google Assistant, Google Maps, Google Wallet, una app de Spotify, controlar la música o responder llamadas no están, simple y llanamente.

Como dispositivo deportivo y de salud es muy bueno, no cabe duda. Es un acompañante ideal para hacer deporte y monitorizar nuestro estrés, pero como reloj inteligente nos ha dejado un poco fríos, y más teniendo un precio de 300 euros. Por desgracia para Fitbit, hay opciones muy jugosas a ese precio.

8,2

Diseño 9

Pantalla 8,75

Software 7

Autonomía 9

Interfaz 7

A favor

  • La gestión del estrés y del sueño es sensacional.
  • Es cómodo, más ligero y sienta muy bien en mano.
  • La batería aguanta cinco días con un uso moderado.

En contra

  • No tiene aplicaciones de música ni permite controlar la música que suena en el móvil.
  • Google Assistant se ha ido y Google Maps y Wallet no están disponibles todavía.
  • El rendimiento del GPS es mejorable.

Fitbit Sense 2, el smartwatch avanzado que te ayuda a cuidar tu salud y forma física, con GPS integrado, funciones de salud avanzadas, hasta 6 días de batería y compatible con Android e iOS

El dispositivo ha sido cedido para la prueba por parte de Fitbit. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img