sábado, enero 28, 2023

Debate entre Miguel Ángel Pesce y Guido Sandleris: situación económica global y sus repercusiones para Argentina

En consonancia con el reciente Premio Nobel de Economía para Ben Bernanke, quien estuvo al frente de la Reserva Federal de los Estados Unidos en la crisis financiera de 2008, el actual presidente del Banco Central de la República Argentina, Miguel Ángel Pesce, junto a su antecesor en la presidencia de la entidad durante el gobierno de Mauricio Macri, Guido Sandleris, ambos economistas pero con diferentes perspectivas, analizan la situación económica global y sus repercusiones para la Argentina y la región.

JF: El martes de esta semana otorgaron el Premio Nobel de Economía 2022 a Ben Bernanke, hecho que causó polémica porque fue quien estaba al frente de la Reserva Federal cuando comenzó la crisis financiera de 2008, restó importancia en ese momento a los datos preocupantes que había del mercado inmobiliario, al problema de las hipotecas y del mercado financiero. Pero luego rescató los bancos, los mismos que habían causado la crisis. El argumento de la academia sueca es que los galardonados –comparte el premio con otros dos economistas académicos norteamericanos–, textualmente dice, “han jugado un papel importante para garantizar que las últimas crisis no se convirtieran en nuevas depresiones con consecuencias devastadoras para la sociedad”. Primero, Miguel Ángel Pesce, ¿cómo evalúa su gestión como presidente de la Fed y la polémica que causó su Premio Nobel? 
Miguel Ángel Pesce: Es destacable que Bernanke, a quien tuve la oportunidad de conocer en los encuentros en Basilea de banqueros centrales y compartir algunos almuerzos con él, mano a mano. Es una persona muy interesante, muy humilde, muy sencilla y de una fuerte capacidad intelectual. Él pasó de la academia a presidir la Fed de Estados Unidos y le tocó un momento muy complejo. Fue un periodo previo de bajas tasas de interés y también de la regulación financiera. Durante el período anterior se había adoptado la idea de que la baja inflación que había en la economía tenía que ver con la regulación macroeconómica, especialmente de la tasa de interés, sobre estos debían centrarse los bancos centrales y, por otro lado, abandonar el control y la regulación financiera descansando en instituciones del sector privado, los auditores externos de los bancos y también las calificadoras de riesgo, utilizando modelos desarrollados por los propios bancos para establecer las exigencias de capital y de liquidez que debían tener para afrontar los riesgos y la demanda de liquidez. Esto fue una visión para mí errada. Nunca debieron los bancos centrales abandonar la regulación financiera. Y esta función fue retomada durante la gestión de Bernanke luego de la crisis del año 2008-2009. En esa circunstancia Bernanke, por lo cual se ha ganado el Premio Nobel, en el año 1983, había escrito una investigación referida al efecto de la quiebra de los bancos durante la crisis del año 30, que según lo que él demuestra, porque no es que lo dice ni lo propone, sino que lo demuestra, esa crisis bancaria posterior a la depresión inicial de los años 30 la extendió en el tiempo y la profundizó. Pero desde donde él plantea, cuando se produce la crisis del año 2008 2009, que había que evitar que se produjera una quiebra generalizada en el sistema financiero y el gobierno de Estados Unidos salió al rescate de las instituciones luego de que fallara Lehman Brothers. Indudablemente esto comienza a ser contrafáctico, pero si no hubiera existido ese rescate, la recesión se hubiera profundizado y se hubiera extendido más en el tiempo. Pero creo que en verdad también tiene una decisión muy importante que es implementar el quantitative easing. Luego de la crisis de 2008-2009, ya veníamos de un largo período de bajo crecimiento las economías desarrolladas. Esto continuó luego de la crisis del año 2008-2009. Los intentos de corregir esta recesión prolongada o bajo crecimiento prolongado a través de las reducciones de las tasas de interés no estaban dando efecto. Estábamos en un contexto de baja inflación y de bajo crecimiento. Los target de inflación que tenían los bancos centrales se venían incumpliendo por debajo, no por arriba. Y los manejos de tasa de interés no estaban dando resultados. Es allí donde se plantea la estrategia de quantitative easing, que me consta personalmente que no gozó de aceptación en algunos otros banqueros centrales, pero luego se extendió a los restantes bancos, como el Banco de Japón, el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo, que es el último que ingresa en esta estrategia, ya activamente con la presidencia de Draghi, del Banco Central Europeo. Desde luego, creo que si no se hubiera implementado el mecanismo de quantitative easing, hubiera habido serios problemas con respecto a los precios de los activos en las economías desarrolladas, de pérdida de precio de los activos del Tesoro y de otros activos financieros. Y me parece que esto suavizó la situación crítica en la cual se encontraba la economía mundial. A este respecto comenzaba a haber propuestas muy fuertes. A principios del año 2020, antes de que se iniciara la pandemia, hubo una propuesta de el Foro Monetario y Financiero Europeo soportado por el Instituto de Inversiones del Fondo BlackRock, avalado por Stanley FischerBrian Hanley y Philipp Hildebrand, de establecer una facilidad fiscal permanente de emergencia en las economías, de tal manera que el mercado supiera que donde hubiera una circunstancia de depresión sostenida que no pudiera ser resuelta a través de la tasa de interés, los bancos centrales por seguro iban a gatillar esta facilidad, aumentando el gasto público y tratando de salir de la trampa recesiva. Esto también ocurrió con la pandemia, no por la política pública, sino por la necesidad de evitar los efectos recesivos de la pandemia. El valor de este Premio Nobel, tanto a Bernanke como a Diamond y Dybvig, tiene que ver con el reconocimiento. Por un lado, que el mercado tiene un rol en las economías modernas, pero por otro lado también lo tiene la regulación. Es ineludible, especialmente en el sistema financiero, si quieren después hablamos sobre el modelo de Diamond y Dybvig, que tiene que haber regulación por parte del Estado porque las crisis bancarias terminan agudizando los procesos recesivos y la capacidad que tiene el mercado de enmendar las heridas que provoca una crisis bancaria lleva mucho tiempo, como ocurrió en la década de los 30. Así que creo que esto es un valor con respecto al otorgamiento que se ha dado del Premio Nobel a estas tres personas. 

JF: Muchas gracias, Miguel Ángel Pesce, y la misma pregunta ahora para Guido Sandleris.
Guido Sandleris: Sí, tomo un poco lo que dijo Miguel, pero le voy a dar un matiz un poco más académico a mi respuesta. Tengo una parte de mi corazón más académica, enseño en mis cursos el modelo por el cual recibieron el premio Diamond y Dybvig, también el paper de Bernanke Papers, papers de los 80. En referencia a lo que mencionabas del premio a Bernanke, creo que es uno de esos raros casos en donde a una misma persona le toca hacer una investigación relevante que empuja la frontera de la ciencia y después le toca utilizar algunas de esas conclusiones en una situación de alta responsabilidad en la gestión de la política económica. Pero está claro que los premios Nobel son otorgados por la contribución académica. Y para poner un poco de contexto, diría que los bancos centrales en todo el mundo tienen dos responsabilidades fundamentales: evitar la inflación y mantener la estabilidad financiera. En particular, la investigación de Bernanke, Diamond y Dybvig enfatiza el rol del sistema bancario en la economía y la necesidad de regulación. En particular, el premio a Bernanke reconoce su investigación, empírica, sobre el rol de los bancos durante la crisis del 30. La caída de los bancos en esa crisis se hizo más larga y profunda la recesión y la caída de la economía. Y el argumento que él presentaba en ese paper es que no era fácil reemplazar el conocimiento de los clientes que los bancos habían acumulado. Entonces, cuando un banco quebraba, no es que surgía rápidamente otro banco que podía reemplazarlo. En el caso de Diamond y Dybvig, el premio tiene que ver más con su contribución teórica sobre el rol de los bancos en una economía, como intermediarios entre los deseos de la gente de ahorrar en activos a corto plazo, los depósitos, y la necesidad de financiamiento de largo plazo para proyectos de inversión. Este descalce de plazos que se da entre los pasivos y los activos de los bancos hace que los bancos sean vulnerables a corridas bancarias, porque normalmente están ilíquidos como consecuencia de ese descalce. De ahí surge la necesidad de que haya, para evitar estas corridas, regulaciones como los seguros de depósitos y el hecho de que el Banco Central actúe como un prestamista de última instancia. Y a su vez esto genera la necesidad de mecanismos de supervisión y regulación de la actividad bancaria. Creo que es un premio Nobel muy merecido el que han recibido Bernanke, Diamond y Dybvig, y me parece que ha sido una muy buena decisión. 

Escuchá el debate completo en Radio Perfil FM 101.9, 

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img