sábado, enero 28, 2023

La policía francesa está echando de algunas gasolineras a coches con el depósito medio lleno (pero tiene explicación)

Las estaciones de servicio de Francia viven en el caos. No hay gasolina, la que hay se raciona, la situación en las estaciones de servicio es cada vez más tensa y el Gobierno está buscando fórmulas para salir del atolladero. ¿Puede darse esta situación en España? Esto es todo lo que sabemos.


Sin gasolina. Un 30% es el porcentaje de gasolineras que no tienen combustible en Francia. Una dura huelga de los trabajadores de las refinerías de Exxon Mobile y TotalEnergies ha propiciado que tres de cada diez estaciones de servicio en Francia carezcan de reservas para nutrir a los conductores. Una situación que ha desbordado al país.

La situación, sin embargo, es más complicada en algunas regiones francesas. En los Altos de Francia, las estaciones de servicio con problemas de escasez de carburantes superan el 50%. En la región parisina de Ile-de-France hay más de un 40% de las estaciones afectadas.

Medidas excepcionales El motivo de la huelga es que los trabajadores reclaman subidas salariales de hasta un 10% (para solventar la inflación) y una prima de 6.000 euros por trabajador, alegando los millonarios beneficios que ambas compañías están recogiendo en un momento especialmente complicado. El lunes, el 60% del refino francés ya estaba parado. Este pasado miércoles, seis de las siete refinerías francesas han llegado a parar su actividad.

Como medida excepcional para solventar la situación, el Gobierno ha decidido obligar a la apertura de las dos refinerías de Exxon Mobile. Una decisión que ha llevado a las fuerzas del orden a reclutar hasta cuatro trabajadores para poner en marcha un servicio mínimo que reactive estas refinerías.

El movimiento del Gobierno llega en un momento especialmente tenso. Elisabeth Borne, primera ministra francesa, señaló que este movimiento era indispensable para “desbloquear la situación” y no descartaba que se aplique también a TotalEnergies de enconarse la situación. La respuesta de los portavoces de los sindicatos ha sido especialmente dura: “Les deseo suerte a los policías o a quien sea que venga para poner en marcha la refinería”, han avisado desde CGT.

Supervisión policial. Las consecuencias de la huelga se están dejando ver por las redes sociales. Marie Gentric, periodista de BFMTV, ya alertaba el pasado 7 de octubre que la policía estaba supervisando que aquellos que contaban con más del depósito lleno, no pudieran repostar. En un vídeo de France 24 se podía comprobar la misma situación en la que la policía negaba el acceso a un conductor con tres cuartas partes del depósito lleno.

Esta medida policial, sin embargo, es ilegal, tal y como han recogido algunos medios. El problema es que el miedo a quedarse sin gasolina a provocado auténticos colapsos en las estaciones de servicio, con cientos de metros de atascos y situaciones de gran tensión, como un apuñalamiento en una gasolinera de Alta Saboya.

Racionamientos. Ante esta situación crítica, ya hay regiones que están aplicando racionamientos. En Vaucluse se limitó ya el pasado 8 de octubre el respetare a 30 euros o 30 litros como máximo, con el objetivo de abastecer al mayor número posible de personas. Además, los servicios de emergencia, las fuerzas del orden y algunos servicios como los empleados de telecomunicaciones o de agua tienen preferencia, con colas exclusivas para ellos.

No es el único caso, como vemos en el tweet superior, en la Alta Provenza también han comenzado los racionamientos. Los conductores sólo pueden llenar 30 litros del depósito o llevarse esta cantidad en bidones, para evitar que la situación se agrave. En la prefectura de Var, esta misma situación se vive desde el pasado lunes.

¿Viviremos esto en España? En nuestro país, hay hasta nueve refinerías dedicadas al procesamiento de petróleo para su consumo como gasolina o diésel y para conseguir materias primas semielaboradas para su transformación en otras industrias (petroquímica). Repsol cuenta con cuatro plantas, mientras que Cepsa tiene dos y BP cuenta con otra.

Hay que tener en cuenta que la situación que se vive en Francia no deriva de una escasez de combustible por la Guerra de Ucrania y la expulsión del petróleo ruso del mercado europeo, aunque esto sí tiene sus consecuencias directas en el precio (especialmente del diésel). El país galo está viviendo las consecuencias de una dura huelga de los trabajadores de sus refinerías.

Incluso, la expulsión del mercado del petróleo ruso no ha provocado un problema logístico para nuestro país, ya que las importaciones de este país ya eran inferiores al 4,6%. Para España, los países más importantes en la entrada de petróleo son Nigeria, México y Arabia Saudí.

Foto | AP

Latest articles

spot_imgspot_img

Related articles

spot_imgspot_img